Entrevista


Marte a la vista


Por Aníbal Vattuone.


Marte a la vista
El científico mendocino Gerónimo Villanueva trabaja desde hace más de diez años en la NASA. Allí investiga si hubo y si podrá haber vida en el planeta rojo. “Hay que pensarlo como nuestra segunda casa”, pronostica.

Fue bajo las estrellas mendocinas donde comenzó a fantasear su futuro. ¿Acaso ser el Bill Gates argentino? En la provincia del sol y del buen vino, Gerónimo Villanueva puso manos a la obra para hacer realidad sus ilusiones. Allí, pasadita la adolescencia, finalizó sus estudios en Ingeniería en electrónica y telecomunicaciones, con máster incluido en esta última área. Y, por curiosidad, se volcó a examinar el agujero de ozono de la atmósfera de la Tierra. “Cuando en Alemania se enteraron de lo que hacía, me propusieron que fuera a trabajar allá. Allí me contacté con las agencias espaciales”, cuenta quien, cuando era muy joven, decidió volar como esos cohetes que veía en filmaciones.

– ¿De chico soñabas con el espacio?
–Siempre me apasionó la tecnología, los robots y la ciencia ficción. Mi primer contacto con el espacio y la astronomía fue a través del libro Cosmos, del astrofísico Carl Sagan, que encontré en la biblioteca de un amigo.

En Alemania, tras cuatro años de investigar el sistema solar, se recibió de doctor en Física en el prestigioso instituto Max Planck. Lo que siguió no fue convertirse en el confundador de Microsoft, pero... Le ofrecieron una beca de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (tuvo que competir para obtenerla), se ganó el premio Urey al “Joven científico planetario” del año 2015, y lo nombraron comunicador científico del Departamento de Estado de los Estados Unidos. En el mientras tanto, sonó ese llamado tan (in)esperado: el de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio. Sí, la NASA. “Formar parte de esa agencia es un privilegio, sobre todo, por el ambiente cordial que genera la gente que trabaja allí. Uno puede incorporar herramientas poderosísimas. Por ejemplo, hay especialistas en diseño aeroespacial, de órbitas y formas de viajar en el espacio, de instrumentación planetaria, de equipamiento y entrenamiento para astronautas... El talento es inagotable”, desliza el científico que se desempeña en el Centro de Vuelo Espacial Goddard, situado a poco más de diez kilómetros al noroeste de Washington D. C., la capital norteamericana. 

Actualmente, Villanueva está involucrado en varias misiones que tienen un solo objetivo: Marte. “Una de ellas está prevista para 2019: mandar al espacio el telescopio espacial James Webb, el más grande que hasta ahora haya aparecido  –se enorgullece­–. Otra es la ExoMars, o los proyectos con telescopios y observatorios, como el Keck o el IRTF. La finalidad de todos ellos es comprender el pasado del planeta rojo y sus potenciales condiciones de habitabilidad, advertir su cantidad de agua, material orgánico o fuentes de energía disponibles. ¿Cómo podemos lograrlo? Con las señales que dejan las moléculas en la luz que viene de Marte, a través de espectroscopia”.

Si bien pasó casi la mitad de su vida fuera de nuestro país, Villanueva conserva ese acento mendocino tan característico que lo distingue al hablar. No lo pierde ni siquiera cuando se le tropiezan las palabras repasando aquel hallazgo impactante: la existencia en Marte del gas metano. Se lo traducimos: eso significa la probabilidad cada vez más cierta de que alguna vez pudo haber vida en su suelo, ya que el metano indica actividad biológica. “Lo chequeamos hasta el extremo: tardamos cuatro años en publicarlo. Cuando lo hicimos, se armó un lío...”, recuerda. Y completa: “En la Tierra, el 90% de las formas que tienen vida producen metano. Aquel descubrimiento tuvo connotaciones importantísimas acerca de Marte. Fue tan radical que hasta cambió la forma en cómo lo exploramos: en pleno siglo XXI, todas las agencias –la NASA, la europea, la japonesa– intentamos medir estas zonas de actividad”. 

Desde 2012 la NASA encaró una fase histórica de inspección interplanetaria cuando el robot Curiosity envió imágenes de la corteza de Marte, tras un viaje de más de quinientos millones de kilómetros desde la Tierra. De acuerdo con los informes, el cuarto planeta en orden de distancia al Sol (y el segundo más pequeño del sistema solar) evidenció una aridez parecida al desierto chileno de Atacama, con muy bajas temperaturas. Pero los adelantos en torno a este tema no cesan: recientemente se presentó un pequeño reactor nuclear, bautizado Kilopower, para crear energía en el espacio. La NASA estimó que se necesitarían solo cinco de ellos para abastecer de energía un hábitat marciano, purificar agua, y generar oxígeno o el combustible indispensable para regresar a la Tierra.  

– ¿Por qué nos atrae tanto Marte, Gerónimo?
–Porque es el planeta con mayor posibilidad de que sea habitado por seres humanos, ya que está cerca y su atmósfera y temperaturas son las más semejantes a las nuestras. Esto no es hipotético, es real. De aquí a unos años, la meta es empezar a instalar bases para luego desplegar estructuras más complejas y de largo plazo. 

– ¿Hay vida en Marte? ¿Podremos vivir allí?
–Todavía no tenemos respuestas para esos interrogantes, pero no me sorprendería pensar en Marte como nuestra segunda casa. Tal vez eso suene a una utopía, pero lo mismo creíamos de muchos avances tecnológicos que hoy disfrutamos. De todos modos, ya aprendimos muchísimo sobre su historia. En 2015 descubrí que, en su momento, Marte tuvo un océano que cubría gran parte de su hemisferio norte. Dentro de diez o veinte años, los astronautas pisarán Marte y podremos analizarlo como nunca antes.

–Se comenta sobre la cooperación entre la agencia espacial europea, la rusa y la NASA. ¿Qué podés revelar acerca de este tema?
–Se están organizado planes en conjunto que son o serán muy interesantes. Por ejemplo, este año enviaremos la misión Insight con un sismómetro que nos permitirá ver si Marte tiene “martemotos” –o sea, terremotos–. En el 2020 perforaremos su superficie con la ExoMars para averiguar si existe actividad geológica o hasta biológica. Y nos abocaremos a su composición de una forma inédita con Mars2020. 

– ¿Notás cierta ansiedad en general con respecto a la llegada del hombre a Marte?
–Es atendible, pero hay que considerar que una misión de astronautas al espacio cuesta treinta veces más que una expedición robótica básica. Esto supone un rompecabezas logístico y una serie de medidas que tienen que adoptar las autoridades, que explican tanto la demora como la dificultad de tamaña travesía. Pero hay que estar seguros de algo: en los próximos años habrá descubrimientos fascinantes sobre Marte. Es una época única de exploración.  

–Amén de lo que suceda en Marte, ¿podemos concebir la habitabilidad humana en otros planetas?
–Por mi parte, estoy trabajando también en el estudio de planetas extrasolares. Por supuesto, aún no tenemos la tecnología adecuada para visitarlos, pero ¿qué o quién nos impide imaginar que, en un mañana, podamos emprender viajes interespaciales larguísimos?
De Mendoza al infinito (y más allá)
Bajando un poco a la Tierra –nunca mejor dicho–, Villanueva confiesa que, más allá de su profesión, hay otra pasión que lo cautiva, íntimamente ligada con su infancia y sus orígenes. “Me encanta todo lo que está relacionado con los vinos. Mi padre era enólogo, y, junto con mi hermano, exportábamos malbec de nuestra propia bodega. Me gustaría seguir con esa hermosa labor, pero tendrá que ser cuando disponga de más tiempo”, destaca. Y prosigue: “Mendoza es mi conexión con la Argentina. No hay nada como un asado en familia y con amigos, con un malbec en la mano, al sol de la montaña mendocina. Trato de volver una vez al año, y siempre es una alegría”.

– ¿Qué te queda por hacer en la NASA?  
–Infinidad de cosas. Aquí brotan ideas todo el tiempo.?Algunas son más descabelladas que otras, pero muchas de ellas nacen casualmente, en una charla de café. ¡Y después maduran hasta transformarse en misiones en las que despegan cohetes de la Tierra! La clave de la NASA es su excelente sistema de elaboración, maduración y evaluación de las ideas. 

– ¿Qué es lo que se viene?
–Tenemos planes que van desde mandar una red de drones a Marte hasta explorar los océanos de la luna Europa de Júpiter. En cuanto a este último punto, hasta se pensó en enviar un taladro térmico nuclear para perforar los kilómetros de profundidad del hielo en Europa a fin de arribar a su océano subterráneo. Pero se descartó por el peligro de contaminarla con material radioactivo. Continuamente estamos buscando tecnologías alternativas para poder indagar más en nuestro sistema solar.

–El desembarco en la Luna fue un punto de inflexión en la historia mundial. ¿Con Marte ocurrirá lo mismo?
–La curiosidad que despierta la exploración a Marte es lo que nos hará entender mejor nuestro lugar en el universo, desarrollar nuevas tecnologías y conocer otros horizontes. ¿Cuál sería mi sueño? Que podamos aprovecharla a modo de excusa para unificar el esfuerzo de varias naciones, como lo hicimos con éxito con la estación espacial
Planeta Villanueva
El mendocino participó de las charlas TEDxRíodelaPlata. Allí explicó el tema que lo (y nos) atraviesa: ¿Estamos solos en el universo? “Si el pasado de Marte es interesante, más aún lo es su futuro”, manifestó. Pero quizá lo que más haya sorprendido al auditorio es que la Unión Astronómica Internacional (UAI) decidió que el planeta 9724, que se encuentra entre la Tierra y Marte (como no podía ser de otra manera), ¡lleve su nombre! “En realidad, es un planeta menor, pero no deja de llenarme de orgullo. Es uno de mis honores más grandes”, cuenta, emocionado.
Goddard
Luego de probarse en la Agencia Espacial Europea y en la Agencia Espacial Alemana, Villanueva recaló en la NASA. Trabaja precisamente en el Centro de Vuelo Espacial Goddard (CVEG), un laboratorio de investigación fundado en mayo de 1959. Ubicado en la ciudad de Greenbelt, en Maryland, tiene la mayor organización de científicos e ingenieros dedicados a expandir el conocimiento sobre la Tierra, el universo y el sistema solar. Por otro lado, opera satélites no tripulados. A los científicos del Goddard se les enseña a desarrollar y a respaldar una misión, mientras que los ingenieros y técnicos son los que diseñan y construyen los satélites.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte