Fotografía


Inolvidable Bowie


Por Aníbal Vattuone.


Inolvidable Bowie
Una exposición recorre el mundo mostrando la vida del genial músico y compositor británico, a través de la lente de su amigo y fotógrafo, Mick Rock.

“Ground Control to Major Tom”, canta David Bowie, mientras Ben Stiller corre alocadamente para lanzarse sobre un helicóptero en la película La increíble vida de Walter Mitty, en lo que es una escena casi antológica. Sin embargo, de no haber sido Bowie quien la musicalizara, tal vez hubiese pasado como una más. Pero no. El cantante británico supo distinguirse siempre desde su talento. 

Alguien que puede atestiguar eso es el fotógrafo Mick Rock, quien inmortalizó un sinfín de momentos de la carrera y de la intimidad del magnífico artista nacido el 8 de enero de 1947 en Brixton, Londres. 

Todo lo que recolectó durante sus vivencias con el cantautor, actor, productor y arreglista lo transformó en una exposición que, recientemente, dejó su huella en la Argentina. La muestra Bowie by Mick Rock se compone de fotografías en tamaño gigante, proyecciones, efectos visuales dentro y fuera de la sala, y recreaciones de espacios y hechos de la vida de quien falleció el 10 de enero de 2016 en Nueva York.

Conocido en el ambiente como “El hombre que fotografió al rock”, Mick  retrató la escena musical londinense y neoyorquina de los últimos cuarenta años. Para su lente, posaron desde Queen e Iggy Pop hasta The Ramones y The Sex Pistols, entre otros.

Podría decirse que tanto él como Bowie crecieron juntos profesionalmente. Aun antes de catapultarse al estrellato, el autor de la canción “Fame” –coescrito con John Lennon, nada más y nada menos– lo adoptó como su fotógrafo oficial. Todo empezó durante su transformación al personaje de Ziggy Stardust y la gira por Europa, los Estados Unidos y el Japón. Años más tarde, Mick publicó The Rise of David Bowie, 1972-1973, un libro con las capturas de la corta vida del alien con nombre inspirado en la estrella de psychobilly, Legendary Stardust Cowboy.

Con respecto a la muestra que lo trajo a Buenos Aires, y que ahora estará montada en la ciudad de Kioto hasta el 17 de julio, el mismo Mick afirmó: “Trabajamos en este proyecto durante cuatro años. Al material que me mandaban le hacía críticas muy duras. Junto a los productores lo fuimos mejorando poco a poco. Tal vez yo le hubiera cambiado algo, pero a todo el mundo le encantó”. 

En algunas de las paredes de la exhibición puede leerse toda una declaración de confianza e intimidad: “Tengo fotografías de David comiendo, tomando café, durmiendo y preparándose antes de subir al escenario”. 

Pero hay una imagen en particular a la que él mismo reconoce como su preferida: “Fue en su casa, a principios de 1972. David me dijo: ‘Mick, fotografiame como yo me veo a mí mismo’. Es una foto que él está frente al espejo, detrás suyo hay un bol con bananas y se pueden ver los árboles de fondo. Con el tiempo, me di cuenta de que en un montón de mis fotos aparecen bananas dando vueltas”.

Mick continuó su camino y no se durmió en los laureles. En los últimos meses estrenó su documental autobiográfico Shot! The Psycho Spiritual Mantra of Rock, y siguió eternizando estrellas, como Kate Moss, Michael Stipe, Johnny Marr y The Chemical Brothers. Sin embargo, la figura de Bowie caló hondo en él. “Además de ser un genio, era un alma dulce y amable”, lo definió. Como si sus fotografías no nos lo hubiesen demostrado ya.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte