Belleza


Vale todo


Por Daniela Calabró.


Vale todo
A la hora de verse bien, está permitido usar una mascarilla de barro o entrar en una cámara a ochenta grados bajo cero. Aquí, las últimas innovaciones de la medicina estética.

Acorde con los tiempos que corren, el universo estético no para de reinventarse. Nuevas tecnologías se instalan constantemente alrededor del mundo. Y ahora, todas persiguen un mismo objetivo: que los tratamientos de belleza sean cada vez menos invasivos.
 
El rejuvenecimiento facial y la remodelación del contorno del cuerpo siguen siendo los dos grandes desafíos de los esteticistas, pero siempre con la prioridad puesta en las técnicas menos agresivas, que lleven poco tiempo de recuperación y no dejen secuelas. Así, cada año surgen propuestas inéditas: muchas de ellas son mejoras de procedimientos conocidos, mientras que otras son un culto a lo nuevo. ¿Cuál es su mejor opción? Pase y vea. 
¿Chau al bótox?
Un tratamiento llamado ThermiRase amenaza con desbancar a la toxina botulínica. Consiste en una serie de disparos subcutáneos de calor a los nervios que causan las arrugas faciales. Esto los adormece, y se anulan así las marcas de expresión. Mientras que el bótox actúa sobre los músculos, y solo por algunos meses, esta propuesta lo hace directamente sobre los nervios y con un efecto cercano al año y medio. La práctica ya fue autorizada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), y es furor no solo en pagos norteamericanos, sino en toda Europa. ¿Cuándo desembarcará en la Argentina? A esperar. 
Bendita la luz
La combinación de mascarillas faciales con equipos de luces LED es una de las grandes sorpresas del “planeta belleza”. El tratamiento se llama Photocare y consiste en una fototerapia que induce a la apertura de los poros para que los principios activos ingresen con más eficacia a la piel.
 
“La fototerapia incide en el metabolismo celular y activa enzimas reparadoras de tejidos cutáneos. Esto genera que los vasos se dilaten y favorece la producción de colágeno. Por medio de distintas frecuencias de luz LED, se iguala el tono, se cierran los poros, se limpia la piel, se reduce el acné y se logra un fuerte efecto anti-age –describe la doctora Daniela Sánchez, directora médica del centro Bioesthetics. Y agrega–: Entre los tratamientos más pedidos se destaca el de remisión de acné. La luz azul actúa sobre una bacteria responsable de esta patología, estimulando la respuesta cicatrizante del organismo. Otra de las técnicas muy solicitadas, en especial cuando comienzan las bajas temperaturas, es la de hidratación, que tiene efectos tonificantes, drenantes y revitalizantes”.
De ayer y hoy
La fangoterapia, el goldcare y las mascarillas de vino son técnicas milenarias que recuperaron su lugar en el podio. En una actualidad en la que cada vez se toma más conciencia sobre la importancia del contacto con la tierra, los productos de la naturaleza se reposicionan como los más indicados para reestablecer el equilibrio de la piel. Así, se perfeccionaron los preparados faciales a partir del barro y el vino, con propiedades emolientes, nutritivas, desinflamatorias y antioxidantes.
 
Sin embargo, el más extravagante es el que invita a esparcirse en el rostro una preparación que tiene al oro como ingrediente principal. Según dicen, Cleopatra lo hacía todas las noches. Quienes cuenten con el presupuesto podrán ir tras la belleza de esta reina egipcia. 
Pequeñas mensajeras
En el cuerpo circulan unas proteínas encargadas de que todo funcione como corresponde. Hablamos de las enzimas reguladoras del organismo. En ellas se basa un nuevo tratamiento llamado Mascarilla de enzimas mensajeras, especialmente diseñado para lograr en el rostro un efecto lifting. La técnica consiste en esparcir un preparado enzimático sobre la piel, para que las proteínas “viajen” a lo más profundo de la dermis y, desde allí, “envíen el mensaje reparador” a las enzimas presentes en las capas externas. Los resultados de esta autooxigenación y autonutrición son casi instantáneos y muy visibles. 
4 en 1
La radiofrecuencia, el láser, la vacumterapia y los masajes con rodillo son técnicas probadísimas que llevan años en el mercado y que, individualmente, se utilizan para infinidad de tratamientos. El VellaShape II es, ni más ni menos, la combinación de los cuatro.

“La radiofrecuencia actúa sobre las fibras de colágeno, mejorando la flacidez. El láser infrarrojo reduce la adiposidad localizada y modela el contorno corporal. La vacumterapia produce un barrido del fluido en las zonas con celulitis y los masajes con rodillos terminan el tratamiento con un gran drenaje linfático”, detalla la doctora Adriana Szapinka, directora del centro de estética BioZone.
 
Lo que más distingue a este tratamiento es que combate varias patologías en una misma sesión de cuarenta minutos, sin riegos, terapias invasivas o contraindicaciones. ¿Un datito más? Es ideal para después del embarazo o para quienes se sometieron a una liposucción.
Frío, frío
La crioterapia, considerada una técnica complementaria ideal para quienes realizan tratamientos para bajar de peso, gana adeptos en todas las latitudes. Consiste en introducir el cuerpo en una cámara a ochenta grados bajo cero. No hay que asustarse, se trata solo de unos minutos que son suficientes para estimular el metabolismo y comenzar a quemar grasas rápidamente. El frío, además, da un empujoncito a los sistemas endócrino y circulatorio, ayudándolos a funcionar mejor. Otro beneficio que se suma a la pérdida de peso es el efecto tensor que las bajas temperaturas generan en la piel. Esa contracción ayuda a combatir la flacidez y a disimular la piel de naranja. 
Belleza y medioambiente
La ecología también pisa fuerte en la medicina estética. Tanto es así que los laboratorios de investigación comenzaron a dar vida a productos cosméticos que tienen como premisa no dañar nuestro ecosistema. Así es como nacieron los tratamientos faciales ecológicos, hechos con ingredientes de origen natural y totalmente hipoalergénicos. Uno de sus componentes estrella son las aguas termales, que hidratan la piel en profundidad y permiten regenerar los tejidos gracias a una intensa oxigenación de la dermis. Más allá de sus efectos benéficos en cualquiera que los use, son especialmente positivos para las pieles sensibles o con intolerancia a los productos químicos. 
El milagro
Incontables veces apareció la noticia de la promesa hasta ahora incumplida: erradicar la celulitis. ¿Esta vez será realidad? Aprobado por la FDA y el Certificado Europeo (CE), Cellfina parece venir a materializar el sueño de todas las mujeres. ¿En qué consiste? En una máquina de vacío que trabaja sobre la zona afectada, mientras que el profesional se ayuda con agujas para ir desbridando los septos fibrosos que forman los pozos tan característicos de esta problemática. Si bien la piel queda irritada y con molestias durante los primeros días, al cabo de una semana ya se ven los efectos: una superficie lisa, con la celulitis reducida entre un setenta y un ochenta por ciento. Otro buen dato: los efectos podrían mantenerse hasta por tres años. 

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte