Personaje


Una vuelta más


Por Aníbal Vattuone.


Una vuelta más
Michael Scofield vive. Vuelve Prison Break, una de las series que iniciaron el fenómeno de estas producciones en la pantalla chica. En exclusiva, Wentworth Miller, su protagonista, adelanta secretos de los nuevos episodios.

El final había dejado a sus seguidores con un dejo de nostalgia, por no decir, lisa y llanamente, de concreta tristeza. Pero, en un giro marketinero, vuelve Prison Break. Así como se lee. La serie regresa ocho años después de la emisión de su último episodio (allá por 2009), con nueve capítulos que intentarán cautivar al espectador un tanto más neutral y a los fanáticos empedernidos.

La gran novedad es que Michael Scofield está vivo, y tiene un hijo. No solo los espectadores añoraban al hermano de Lincoln Burrows (Dominic Purcell), Wentworth Miller, también: “Lo que más extrañaba de la serie era al personaje. Michael es alguien muy querido para mí, me brindó muchísimas cosas y sigue todavía hoy presentándome retos. Resulta un papel física y emocionalmente exigente. Todo es siempre de alto riesgo, de vida o muerte. Y sigo encontrándole diferentes capas para interpretarlo. Es un personaje misterioso. ¿Quién podría pasar todo lo que él atravesó? Nos estuvimos haciendo esa pregunta durante mucho tiempo y tratándola de responder”.

Los inéditos episodios de este envío que dio su puntapié inicial en 2005 empezaron a rodarse en Marruecos. Las locaciones buscadas fueron Casablanca, Rabat y Uarzazat. Cabe destacar que el país africano está siendo uno de los sitios preferidos para visitar por los extranjeros. Concretamente, la ciudad de Uarzazat, donde hay varios estudios cinematográficos, es dueña de distintos paisajes naturales y una arquitectura típica que la hace ideal para productos históricos.
 
Lo que se verá ahora en esta flamante entrega es a un Miller más asentado, más maduro. Los años pasan para todos, y el actor nacido en el Reino Unido destaca el esfuerzo que le demandó este revival, teniendo en cuenta las exigencias físicas que tuvieron las escenas. “Tengo cuarenta y cuatro años, no treinta y tres o treinta y cuatro como cuando comencé con Prison Break. Fue divertido, arduo y un tanto masoquista –revela entre risas–. Michael está continuamente arrastrándose por tuberías y metiéndose en peleas. Teníamos muy poco tiempo para rodar, y encima con horarios diferentes porque cada uno estaba ocupado con sus propios proyectos. En Marruecos estuvimos dos semanas, con cuatro o cinco directores filmando escenas para seis episodios diferentes. Fue intenso y extenuante, pero cuando al final del día sabes que diste lo máximo de ti y que pusiste el corazón, te puedes sentir satisfecho”.

Miller confiesa que el reencuentro con Dominic y Sarah Wayne Callies fue algo así como un viaje de egresados: “El clima que se respiraba era de tanta energía… Actuar con Dominic es genial. Puedo terminar una escena con él dos veces más rápido que con cualquier otra persona. Tenemos como un código entre los dos muy poco común, algo sagrado. Prison Break fue muy significativo para nosotros, tanto a nivel personal como profesional. Pero todos hemos cambiado, todos hemos crecido de diferentes maneras, por lo que compartir la locación con Sarah y Robert Knepper se sintió familiar y algo nuevo al mismo tiempo. Tuvimos que redescubrirnos”.

Cuando Prison Break irrumpió en la pantalla chica, las redes sociales no eran lo que son, y tampoco estaba impuesto lo que en la actualidad se denomina “serie limitada”. Sobre estos dos puntos, Miller, nominado a la categoría Mejor Actor en los Premios Globos de Oro, ahonda: “Tengo una página de Facebook muy activa, así que a través de las redes sociales estoy conectado con muchos fans que me contactan desde los lugares más inverosímiles. Evidentemente, Prison Break se ganó un lugar especial en el corazón de la gente. En cuanto a la cantidad de episodios, creo que funciona mejor con este nuevo formato. Hubiese sido ideal este modelo en 2005. Pienso en los veintitantos capítulos que hacíamos por temporada y me sorprende que lo hayamos podido lograr. Uno solo podía demandarnos entre ocho y nueve días. Físicamente era muy costoso”.
Como un flash  
Si bien el personaje de Michael Scofield lo catapultó a la fama, la carrera de Wentworth Miller ha tenido otro hito relevante: su Chris Redfield en Resident Evil 4: La resurrección. Al mismo tiempo, en la televisión llegó a participar en algunos capítulos de Buffy, la cazavampiros o ER Emergencias. En la pantalla grande, apareció en el filme Romeo y Julieta, y coprotagonizó La mancha humana junto a Anthony Hopkins. Otra película imposible de olvidar fue Inframundo,  que recaudó más de cincuenta millones de dólares.

Últimamente, se puso en la piel del villano Leonard Snart/Capitán Frío de la serie Flash. Lo más curioso de esa incursión es que terminó haciendo dupla con el mismísimo Dominic Purrcell. De hecho, entre escena y escena empezó a pergeñarse el relanzamiento de la mítica serie. “Charlamos sobre la posibilidad concreta de reintentarlo con Prison Break. Acudimos a la productora… ¡Y ellos estaban pensando lo mismo! Cuando pudieron conseguir a Paul Scheuring, a quien yo considero fundamental, nos convencimos de que podíamos concretarlo”, concede quien, adorado por la platea femenina, se animó a probar suerte con el modelaje.

–Tuviste éxito como guionista en Lazos perversos. ¿Eso cambió el modo en que encarás los trabajos como actor?
–Sí, aprendí a apreciar más la simplicidad de llegar al set de grabación y que te digan cómo es el diálogo, cómo es la escena y qué es lo que se necesita que uno haga o interprete. Hoy eso lo valoro mucho más.

Por último, Wentworth Miller regala su punto de vista de por qué Prison Break fue tan bien recibida y por qué se convirtió en un éxito masivo por todo el mundo (fue emitida en más de setenta países). “Aborda ciertos temas universales, como la familia, la lealtad y el sacrificio. En lo que serán los últimos nueve episodios, a mi personaje le agregaron la resistencia. Sufre grandes privaciones para poder conseguir lo que quiere y proteger a sus seres queridos. Creo que eso resulta inspirador y algo con lo que la gente se puede sentir identificada. Esto definitivamente habla del legado perdurable de la serie. Una herencia que ojalá sea difícil de olvidar”, concluye.
Para el final, el principio 
Quienes no hayan visto la serie, puede decirse que la trama de la historia, sin intento de spoilear, se centra en la aparente injusta condena a Lincoln Burrows (Dominic Purrcel) por el asesinato del hermano de la vicepresidenta de los Estados Unidos. A partir de esta decisión, su hermano Michael Scofield (Wentworth Miller) se hace apresar para ayudarlo a escapar. Prison Break fue valorada por su creatividad y excelencia.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte