Temas cotidianos


Mucho más que mil días


Por Daniela Calabró.


Mucho más que mil días
En los primeros treinta meses de vida, se conforman nuestras defensas, la autoestima y pueden moldearse predisposiciones genéticas. Claves para este tiempo decisivo.

Los años y medio pueden pasar inadvertidos para un adulto. En el inicio de la vida, sin embargo, esos mil días son cruciales, decisivos, innegociables. Es cuando se sientan las bases de la salud, ya que el organismo termina de conformar sus defensas. En esa etapa, aún es posible moldear información genética y predisponer a una persona a evitar enfermedades futuras que provienen de su árbol genealógico. También es el momento para dibujar su entramado emocional y dotarlo de una buena autoestima.
 
“Durante el período que va desde el comienzo del embarazo hasta los dos años se alcanza la mayor velocidad de crecimiento. La alimentación de ese tiempo es un factor decisivo, ya que los nutrientes ingeridos impactan no solo en el corto plazo, sino en lo que ocurrirá durante el resto de la vida”, introduce Gabriela Olagnero, nutricionista, docente de la Fundación Barceló y de la Universidad Maimónides. “Lo que pase en estos mil días es crítico, ya que puede aumentar o disminuir el riesgo de contraer enfermedades, como obesidad, retraso del crecimiento, diabetes, alergias y enfermedades cardíacas en la adultez. En ese período, por ejemplo, el cerebro alcanza el 50 % de su tamaño para los seis meses de vida, y el 80 % en los tres años siguientes. Si una vez transcurrido ese lapso, nuestro cuerpo no recibió los nutrientes que precisa, los órganos no podrán dar el máximo de su potencial y estaremos más expuestos a diferentes problemas de salud”, agrega quien es coordinadora para Latinoamérica de Early Life Nutrition.
  
Por otro lado, cada vez son más los estudios científicos que confirman que nuestra información genética no es irreversible. Por eso, el trabajo durante este primer tiempo de vida es crucial. El doctor Federico General, médico pediatra y Head of Healthcare Nutrition Science de Nutricia Bagó para Argentina y Latinoamérica, explica: “Antes pensábamos que lo que indicaban nuestros genes sentenciaba lo que seríamos, pero hoy sabemos que es más importante la forma en que el medioambiente impacta sobre ellos. En la actualidad, se estima que esa influencia sobre la genética puede extenderse entre un 50 % y un 80 %. Así es que los buenos hábitos –entre ellos, una correcta nutrición– inclinarán la balanza hacia el lado de la salud”.
Desde la panza
El reloj de los mil días comienza a correr en el momento de la concepción, lo que hace que los cuidados durante el embarazo sean tan importantes como los que luego se tendrán con el bebé. “El objetivo es llevar una vida sana entendida de manera integral. Esto incluye la alimentación, la actividad física y un correcto seguimiento médico. Además de una nutrición completa y balanceada, existen estudios que demuestran que suplementos con ácido fólico y hierro son beneficiosos para prevenir anemias, nacimientos prematuros y trastornos del tubo neural”, comenta General.

Con respecto a lo nutricional, se recomienda hacer entre cuatro y seis comidas diarias, que incluyan tres porciones de lácteos, frutas y verduras de diferentes colores, cereales y legumbres, y una pequeña porción de carne roja o blanca (siempre bien cocidas). A su vez, se aconseja condimentar con aceite de oliva, tomar de dos a tres litros de agua diarios y moderar el consumo de sal. “Es muy importante arrancar el día con un buen desayuno: el bebé en gestación se alimenta continuamente y es fundamental reponer la energía y los nutrientes que se hayan utilizado durante la noche. Ese es el momento ideal para la incorporación de lácteos, cereales, frutas e, incluso, algún tipo de dulce”, asevera General.
Un milagro llamado lactancia
Proteínas, grasas saludables, hidratos de carbono, fibras, minerales… Es complicado pensar en una dieta realmente equilibrada que nos aporte cada uno de los nutrientes que necesitamos. Los bebés, en cambio, tienen todo resuelto en un solo alimento: la leche materna. “En los primeros seis meses de vida, la lactancia aporta de manera natural todos los nutrientes que un niño necesita para un buen desarrollo y el fortalecimiento de su sistema inmune”, subraya Olagnero.
 
La Organización Mundial de la Salud recomienda amamantar exclusivamente hasta los seis meses, y, hasta los dos años, complementar con otros alimentos. “La lactancia no es solo beneficiosa para el bebé, que tendrá menor riesgo de padecer incontables enfermedades, sino para la mamá, ya que previene la hemorragia posparto, favorece el descenso de peso y reduce el riesgo de cáncer de mama –ahonda Olagnero. Y aclara–: Los seis meses son el mejor momento para incorporar los alimentos sólidos y líquidos que cubran las necesidades nutricionales del bebé. A esta edad está desarrollada su función digestiva, además de que su desarrollo neuromuscular le permite estar sentado”.

Para que esta misión resulte exitosa, una excelente estrategia es establecer algún tipo de rutina previa a la comida, como cantarle una canción. “De esta manera, el niño asociará la comida a una experiencia placentera y la tomará como parte de su práctica diaria –detalla Olagnero. Luego profundiza–: Desde el principio, es bueno asegurarse de que el bebé tenga su propio plato, ya que esto nos permitirá evaluar el incremento en las cantidades. Por último, en cuanto a la elección de la comida, se debe comenzar a incorporar un alimento por vez, para ir sumando nuevas opciones paulatinamente. En caso de existir alguna reacción adversa, podremos identificar de manera inmediata cuál es el alimento rechazado”. 
El rol de ellos
A veces, en la vorágine del nacimiento, se dejan de lado las emociones del flamante papá, pero él también cumple un papel fundamental en los primeros mil días de su hijo. Así lo explica Vanina Cavallini: “En los primeros tiempos, es muy importante que el padre cumpla el rol de compañero, facilitando el descanso de la mamá y del bebé. Paralelamente, es recomendable que siga conectado con el exterior, compartiendo inquietudes con otros hombres que pasaron o están atravesando la misma situación. ¡La etapa de caos no es eterna! Por otro lado, es muy importante que interactúen con el bebé. Los padres cambian los pañales, juegan y dialogan de formas diferentes que la madre, lo cual es muy bueno y el niño lo disfruta”.
Cuidar el alma
No todo es la alimentación en los primeros mil días de vida. “Durante ese período, es decisivo el desarrollo mental, emocional y social del bebé. Por lo tanto, el sostén, la regulación afectiva, la confianza básica, las relaciones interpersonales, la organización de la comunicación preverbal y verbal, y la función materna y paterna son algunos de los aspectos más importantes para definir”, explica Vanina Cavallini, fundadora de Mujer íntegra, una organización dedicada al bienestar de la mujer y especializada en contenidos literarios sobre temas de género y maternidad.

La experta prosigue: “El bebé necesita lactancia materna a libre demanda, contacto físico, ser cargado en brazos, mirado, escuchado y atendido de inmediato cuando lo pide. Criar con apego es tener la habilidad de sintonizar sensible y amorosamente con el bebé para detectar las situaciones de estrés y poder atenderlas. Está comprobado que niños criados con apego se convierten en adultos autónomos, respetuosos, con una capacidad de amar y una seguridad en sí mismos mucho más potenciada”
Desde el punto de vista médico, General acota que un niño carente de amor y contención puede sufrir en el futuro trastornos en su desarrollo neurológico, al margen de que haya tenido una nutrición adecuada. Para finalizar, el especialista ensaya un consejo simple, pero contundente: “Una de las estrategias para fortalecer un buen vínculo con los hijos es el juego, que asimismo, es una fuente de estimulación. Jugando, un chico puede aprender pautas sociales, controlar emociones, establecer relaciones y empezar a explorar el mundo por sus propios medios”.
Lecturas sobre la temática
• El libro de los primeros 1000 días. Escribiendo juntos el futuro de tu hijo: En este texto, un grupo de especialistas convocados por Nutricia Bagó explica con detalle todo lo que hay que tener en cuenta desde la concepción hasta los dos años de vida. Más información en www.1000dias.com.ar
• Una nueva maternidad: Quince mujeres comparten sus puntos de vista, enriqueciéndose mutuamente, mientras reflexionan, estudian y trabajan a la vez que crían a sus hijos. Todos los detalles en www.mujerintegra.com

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte