Actualidad


Vida unplugged


Por Daniela Calabró.


Vida unplugged
Darles la espalda a las redes sociales parece una misión imposible en la actualidad. Sin embargo, crece el número de personas que prefieren alejarse de los espacios virtuales. ¿Quiénes son los exconectados?

El mundo de la moda y el de las redes sociales tienen un gran punto en común: son una vidriera constante. Kaya se hartó de ambos y decidió romper filas. Esta joven inglesa, que trabajaba en una empresa de comercio electrónico de indumentaria, se cansó del postureo y de ver cómo en las fiestas a las que acudía, todos estaban más pendientes de la selfie que de la diversión real. Tal fue su desencanto que decidió poner en práctica una idea revolucionaria para estos tiempos: convocar a sus amigos a una reunión en donde los celulares debieran quedar de la puerta para afuera, asegurándose de que nadie “subiría” lo acontecido. El éxito fue tan grande que la muchacha se despidió por completo de las redes sociales y se dedicó a replicar estos eventos “analógicos” por todo Londres.
 
Kaya es uno de los tantos ejemplos de una nueva minoría creciente: los exconectados. No son extraterrestres, sino jóvenes que, en una cruzada por optimizar su calidad de vida, le dan la espalda a la hiperconectividad. “La exacerbación de la tecnología generó una despersonalización y una desconexión. Es mucho más distante mandarse un WhatsApp que encontrarse. Además, en el código de las redes hay pocas licencias para mostrarse desarreglado o deprimido. El resultado es que surgen personas sensibles que optan por volver a la magia de lo real”, introduce Fernando Arocena, director académico de la Diplomatura en Comunicaciones Digitales y Social Media de Universidad Siglo 21.

En la misma línea se expresa el barcelonés Enric Puig Punyet, autor del libro La gran adicción. Cómo sobrevivir sin Internet y no aislarse del mundo: “La red nos ofrece ventajas, pero también una gran colección de inconvenientes: nos resta tiempo y muchas de nuestras capacidades, como la de atención, la de socialización o la de orientación. Ser más conscientes, reeducarnos en su uso y apostar por una desconexión parcial ofrece muchos beneficios”.

En los Estados Unidos ya le pusieron nombre al fenómeno: social media fatigue; es decir, “agotamiento de las redes sociales”. Y de acuerdo con una medición de tráfico que SimilarWeb realizó en dispositivos Android de todo el mundo, el descenso en el uso de las redes sociales es un hecho. Durante 2016, en Alemania, Australia, el Brasil, España, los Estados Unidos, la India, el Reino Unido y Sudáfrica bajó la actividad en Instagram, Twitter, Snapchat y Facebook, con cifras que oscilan entre el 8 % y el 23 % con respecto al año anterior.

En nuestro país, esta movida empezó a notarse en el 2015. Un estudio de la firma Carrier y Asociados detectó que el 21 % de los argentinos con una cuenta de Facebook no tenía actividad en ella; y la cifra ascendía al 25 % en los menores de 31 años, cuando el año anterior no había superado el 15 %. 
Sin necesidad de recurrir a grandes relevamientos, Arocena obtuvo, ante sus propios ojos, respuestas claras y contundentes. “A raíz de esta nota, trasladé la inquietud a Twitter con una encuesta rápida en mi timeline personal, donde es probable que haya un sesgo de gente pro social media. Así y todo, la respuesta del 68 % de los participantes fue: ‘Sí, me hastié de las redes sociales’”.

“La exacerbación de la tecnología generó una despersonalización. El resultado son personas sensibles que optan por volver a lo real”. Fernando Arocena
Cambia, todo cambia

El boom de los exconectados tiene su porqué. Así lo resume Puig Punyet: “El problema surge cuando emerge Google en el año 2000. A diferencia del Internet que habíamos conocido, Google se basa en un canje: ofrece sus servicios, pero, a cambio, quiere contenidos y nuestros datos. Así triunfó el Internet participativo e hizo que la industria nos introdujera Internet en el bolsillo, haciéndonos dependientes de la tecnología”.

El paradigma está puesto en duda, y para muestra basta un botón: un estudio realizado en Dinamarca por The Happiness Research Institute constató que quienes abandonaron las redes sociales durante una semana se sintieron más felices, debido al incremento de su vida social y al descenso en sus niveles de ansiedad. Por el contrario, los entrevistados que mantuvieron activas sus cuentas mostraron un riesgo mayor a sufrir estrés. “El universo digital fomenta una constante comparación con la vida ajena. Las redes sociales son un canal sin pausa de buenas noticias, un flujo constante de vidas editadas, que distorsiona la percepción de nuestra realidad”, resaltaron los autores del estudio, en el que contabilizaron que siete de cada diez personas prefieren postear las fotos de sus mejores experiencias, y que el 50 % de los usuarios siente envidia al ver esos contenidos.
 
“Es imposible que seamos indiferentes a las publicaciones de nuestros contactos, ya que somos seres emocionales y reaccionamos ante lo que sucede. Si alguien está atravesando una ruptura de pareja, lo más probable es que sienta tristeza al ver publicaciones de parejas felices”, asevera Viviana Blas, psicóloga y autora de varios libros de superación personal.
 
La creciente hostilidad entre los usuarios es otro de los motivos por los que uno puede terminar alejándose de la vida online. “Muchas veces, al publicar, nos exponemos a agresiones gratuitas, y no todos tenemos las mismas defensas para contrarrestarlos –puntualiza Blas. Y prosigue–: Algo similar sucede con la necesidad de aprobación. Postear un momento feliz y estar pendiente de los ‘me gusta’ que recibimos –con el riesgo de obtener muy pocos–, puede generarnos un estado de ánimo negativo”.

Por último, el argumento más esgrimido por quienes ponen un freno al poderío del smartphone es el deseo de recuperar relaciones pérdidas o descuidadas. En ese sentido, Blas enfatiza en que estar hiperconectados con los vínculos virtuales implica estar hipoconectados con nuestros vínculos reales. “Y el contacto en el plano físico, con su consecuente lenguaje no verbal, es necesario para construir lazos afectivos sólidos y duraderos”, sintetiza. 

“La red nos ofrece ventajas, pero también una gran colección de inconvenientes: nos resta tiempo y capacidades”. Enric Puig Punyet
El que mucho abarca…
El fenómeno de los exconectados no encuentra sus razones solo en el hastío de los usuarios, sino también en la sobreoferta de plataformas digitales. Así lo detalla Enrique Carrier, director del estudio de análisis de mercado Enrique Carrier & Asociados: “Las diferentes redes sociales compiten por el tiempo del que disponemos los usuarios. Eso hace que el consumo esté cada vez más segmentado. Si bien el punto de penetración más alto lo sigue teniendo Facebook, con un 90 % de las personas que disponen de Internet, WhatsApp lo sigue de cerca, con alrededor del 75 % o el 80 % de los usuarios. Más atrás vienen redes como Instagram, experimentando un gran crecimiento. Esta segmentación no hace que la gente cierre sus cuentas, pero sí que les dedique menos tiempo”.

Por su parte, Arocena explica que si bien es difícil obtener estadísticas fiables (debido a que las plataformas dosifican los datos a su conveniencia), sí hay herramientas para confirmar la migración de unas redes a otras. “EnGoogle Trends puede verse fácilmente cómo, desde fines de 2013, las tendencias de búsqueda de Facebook y Twitter cayeron sostenidamente, mientras subieron las de otros espacios, como Instagram, Snapchat y WhatsApp”, esgrime.
¿Quiénes son los exconectados? 
Puig Punyet tiene la respuesta. Este doctor en filosofía, profesor y escritor se transformó en una de las voces cantantes de la cruzada unplugged. En su libro, reúne las historias de aquellos que no “murieron” tras el último clic. “Me interesaba reflejar los casos de quienes optaron por la desconexión, pero cumpliendo dos requisitos: el primero, que no fueran personas que quisieran una huida bucólica al campo, sino recuperar el espacio urbano; el segundo, que hubieran formado sus vidas con las nuevas tecnologías –define. Y completa–: El perfil resultante es el de un grupo heterogéneo, de un nivel cultural medio o alto, que un día descubre los problemas inherentes a Internet y tiene una especie de epifanía. Son individuos que se dan cuenta de que no han elegido por sí mismos su relación con las nuevas tecnologías ni su grado de dependencia”. 

Si bien el grupo etario que lidera la tendencia se extiende de los 29 a los 40 años, hay un segmento emergente sobre el que vale la pena posar la lupa: los adolescentes. “En el caso de los millenians, hay varias razones por las que están empezando a migrar de las redes sociales: la búsqueda de una comunicación más íntima y auténtica –no tan invadida por mensajes comerciales–, experiencias desagradables –tal vez vinculadas al bullying–, y una inclinación a querer experimentar nuevos contenidos”, enumera Arocena. Por su lado, Carrier acota: “Instagram o YouTube, por ejemplo, les resultan más cómodas y entretenidas. En Facebook están sus amigos, pero también sus padres y hasta la abuela: eso los hace elegir redes que tiendan a acaparar a un público joven”.

Para Puig Punyet, las redes sociales perdieron su carácter subversivo: “Ya no son herramientas para adultos, prohibidas para los adolescentes; por lo tanto, hoy, ir a contracorriente es desconectarse –Y concluye–: Poco a poco nos estamos dando cuenta de que, quizá, estas herramientas no son tan maravillosas. En la actualidad, es muy habitual ver con malos ojos a una pareja que cena en un restaurante y ni se mira a la cara porque están más atentos a sus celulares. Todo este nuevo discurso es muy absorbido por los más jóvenes y hará que ellos prefieran una relación más higiénica con las nuevas tecnologías”.
Atreverse
Una agencia de publicidad holandesa lanzó un experimento titulado “99 días de libertad”, en el que invita a abandonar Facebook por casi un centenar de días para combatir esta adicción de multitudes. ¿Será una buena forma de intentarlo?

“Según un estudio del University College de Londres, son necesarios sesenta y seis días para adquirir un nuevo hábito. En ese sentido, tomarnos un tiempo de noventa y nueve días para descansar de las redes sociales nos permitirá saber qué emoción positiva o negativa nos surge ante esta desconexión, e implementar los cambios que sean necesarios para nuestra vida”, explica la licenciada Viviana Blas. Por su parte, Enric Puig Punyet acerca algunas herramientas para quienes quieran iniciarse en la vida offline: “Lo primero es quitar las notificaciones de nuestros teléfonos: somos nosotros quienes decidimos cuándo los consultamos y por qué. Segundo, entender que Internet no es la solución a todos nuestros problemas: por el contrario, a veces es un problema adicional. Por último, debemos poner en duda el dogma multitasking: la multitarea no es más que la interrupción constante de nuestros procesos y de nuestras conversaciones presenciales. ¡Hagamos de a una cosa a la vez!”.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte