Viajes


Belleza prístina


Por Florencia Tapia Gómez.


Belleza prístina
Dunas silenciosas, montañas altísimas, rutas de adobe y de tejedoras, bodegas y aguas termales. Pasear por Catamarca es deslumbrarse con reliquias de más de trescientos años de antigüedad.

Catamarca ocupa un poco más de cien kilómetros cuadrados de nuestro país, pero la diversidad de paisajes y climas que presenta hace que parezca mucho más. Es una de las provincias menos recorridas del Norte de nuestro país, y sin embargo, es dueña de una belleza sorprendente. Puna y desierto, volcanes y lagunas, arroyos y valles. Naturaleza, cultura, historia, artesanía, pueblos originarios, aventura… todo reunido en este lugar descomunal. Sobre la Ruta Nacional 60 se encuentra Tinogasta, una de las ciudades más importantes de la provincia, cuyo nombre viene de la lengua kakana, y quiere decir “reunión de pueblos”. No bien uno comienza a recorrer los caminos de esta ciudad de origen diaguita, se da cuenta de que, en realidad, está más cerca de la capital riojana que de la catamarqueña: todos los carteles son publicidades vecinas, por lo que avanzamos un poco confundidos. Al mismo tiempo, también entendemos que este es uno de los departamentos más poblados: tiene doce distritos, entre ellos, acaso los más importantes, Tinogasta y Fiambalá.
 
La primera está pintada por olivares centenarios, montañas de seis mil metros de altura y adobe vestido de rosa. A su vez, es sinónimo de degustar vinos, dejarse atrapar por sus cielos y montañas, y charlar con maestras tejedoras, guías y expertos que revelan los secretos mejor guardados de una misteriosa tierra que preserva la historia de nuestros antepasados.

Si uno hace silencio, escucha el viento y a algún coplero o coplera que parece mucho mayor de lo que es. Coplas que son llantos, que son quejidos, que son alegría, y que van al ritmo de un golpe pausado. Cuentan lo que pasa en el alma y resuenan en la de los que escuchan. 
La ruta del adobe
Cada casa o capilla de adobe irrumpe con una belleza sinigual. Sean blancas, rosas o color barro, simples o llamativas, todas se distinguen del cielo, contrastando con el entorno.
 
La silueta que este material les da a las construcciones combina con los campanarios y las vasijas de la zona, de una manera única. Los techos de paja y la madera completan los detalles de este estilo arquitectónico que baña de identidad a Tinogasta.
 
La ruta del adobe, que se extiende apenas un poco más de cincuenta kilómetros y se puede completar en el día, es un salpicado de casas e iglesias dignas de conocer mientras se pasea de pueblo en pueblo. Nos resulta inevitable preguntarnos cuándo y por qué a alguien se le ocurrió edificar allí. No obtenemos respuesta, solo el aire seco, un dejo a olvido, y una paz y una pureza que resplandecen.
 
A escasos metros de la plaza principal de la ciudad, en el hostal Casa Grande, nace esta ruta. La señalización es buena, así que cualquiera puede dejarse llevar hasta la Iglesia del Rosario de Anillaco, con paredes rosa y un fondo montañoso impactante (es la primera iglesia de toda Catamarca). También es muy recomendable la Iglesia de Nuestra Señora de Andacollo, en el pueblo El Puesto, con columnas y arcos redondeados, campanario doble y una cruz de madera oscura.
 
Un párrafo aparte merece el oratorio de los Orquera, rodeado de árboles añosos y nativos, construido en el 1700 por dos mujeres. 

Y en Fiambalá se destacan la blanca Iglesia de San Pedro, con sus molduras y su campanario; y la Comandancia de Armas, colmada de bellos objetos de épocas pasadas.
 
Es que la ruta del adobe es un trayecto de incomparables obras arquitectónicas, reliquias con más de trescientos años de antigüedad. A la vera de la cordillera de los Andes, una decena de pueblitos catamarqueños conforman un corredor turístico que revela una de las técnicas más ecológicas y ancestrales de construcción. “El adobe es una mezcla de barro, paja y estiércol amasado al sol, ya sea para formar bloques o para producir estructuras continuas amasadas in situ”, nos explican. Y seguimos maravillados.
Watungasta: arqueología y adobe 
Catamarca en sí es un gran yacimiento arqueológico, uno de los centros más poblados en el mundo precolombino, donde se establecieron diferentes pueblos y etnias que, a través del paso del tiempo, dejaron su historia plasmada en los diferentes escenarios naturales.

Recorrerlo de la mano de un arqueólogo, como el licenciado Fernando Morales, es una suerte que no muchos se pueden dar el lujo de tener. Junto a este experto que relata apasionadamente cada una de las idas y vueltas de nuestra civilización, desandamos huellas y sitios de ensueño.
 
Nos cuenta que la región de Tinogasta fue habitada durante diez mil años; que en el valle del río Abaucán habitaban pueblos cazadores y recolectores; y que entre 1475 y 1535, los Inkas dominaron la región y la incorporaron a su imperio. En lengua inka, Watungasta quiere decir “Pueblo real” o “Pueblo grande”. Se trata de un sitio arqueológico Incaico, que hoy forma parte de la ruta del adobe. Las 25 hectáreas de superficie que abarca estaban ocupadas desde mucho antes de la llegada de los Inkas por los pueblos originarios agricultores de la zona (siglo V), pero fue el imperio Inkaico el que le dio su arquitectura monumental.
Los Seismiles
Para los que aman la naturaleza en estado puro, Los Seismiles es una cita obligada. Sin dudas, se trata de uno de los caminos con montañas más imponentes y hermosos de la Argentina. La majestuosidad se traduce en lagunas policromáticas, fauna de la Alta Cordillera, volcanes altísimos, campos de piedra volcánica, salares, precipicios y quebradas. Todo exulta perfección.
  
En total, son 248 km hasta la frontera con Chile, y la última vez que se puede cargar nafta es en Fiambalá. El nombre responde a los catorce volcanes de más de seis mil metros de altura que se suceden a medida que uno se acerca al vecino país cordillerano: Monte Pissis está inactivo, es el más alto del mundo (6792 m) y se disputa el segundo puesto de pico más alto de América con Ojos del Salado. Después del Himalaya, es la segunda zona más alta del Planeta. Otro hecho que la vuelve tan especial es el Paso San Francisco: se trata de un sitio Ramsar (así se les llama a los que contienen tipos de humedales representativos, raros o únicos), uno de los dos que hay en la provincia catamarqueña.

En este punto cardinal del país hay dunas de casi trescientos metros que, rodeadas de naturaleza, sin ruidos ni multitudes, esperan que alguien se deslice por ellas, dejando que el viento los haga vibrar de adrenalina y libertad. En ellas también se pueden emprender fabulosas cabalgatas. La experiencia es bien rara: uno podría jurar que no está subido a un caballo, sino a un camello, y que desanda un desierto. Pero no.
Caliente, caliente
En los alrededores de Tinogasta hay aguas termales con piletas naturales, cuyas temperaturas oscilan entre los 38 ºC y los 70 ºC. A su vez, hay aguas termales agrestes que emergen a mil setecientos cincuenta metros sobre el nivel del mar, y se concentran en catorce piletas de piedra cordillerana (con temperaturas entre los 51 ºC y los 28 ºC). La región cuenta con ciento cincuenta de las cuatrocientas fuentes termales del país. Algunas de las más importantes: las de Fiambalá, La Aguadita, La Higuerita, Las Grutas y Laguna Verde. Las termas de Tinogasta, conocidas como Aguada de los Chanampas, quedan a tan solo siete kilómetros del centro de la ciudad.  
Arte y humildad
En casas de techos bajos y en patios de tierra, nos reciben las tejedoras y tejedores de Catamarca, quienes mantienen viva una tradición. Cuatro palos de algún viejo árbol y una planta que trepa les da sombra y reparo. Ahí se sientan por horas, al aire libre, pero protegidos del sol, a trabajar en eso que saben hacer desde pequeños.

Ser tejedor es un oficio que se aprende en la casa, viendo a abuelos y padres. Sus tejidos llevan horas:?entre ellos y cada prenda debe haber varias historias contadas o rumiadas. Tiñen las lanas con tintes naturales extraídos de los vegetales de la zona. Acaso son recetas heredadas de generación en generación. Verlos hilar enmudece: hablan poco, su mirada es esquiva, sus manos están agrietadas. Transmiten paz. La lana corre entre sus dedos mágicamente. La variedad de puntos que conocen es infinita, como la admiración que provoca esta gente silenciosa de un rincón de nuestra Tierra.
Sabores originarios
Conocer un destino es saborear sus comidas y preparaciones icónicas. Por estos pagos, hay dos reductos memorables. Uno de ellos es “El Patio de los Pereyra”. Imagínese entrar al rancho de una familia, con música típica de estos lares de fondo. Aquí no se guardan las apariencias, y el sifón, la tierra y los perros son los dueños de casa. Mesas simples y mucho ajetreo: los platos no paran de salir, y todo es una delicia. No es un asado de domingo en nuestro propio hogar, pero algo de eso hay. Los Pereyra comienzan a cantar y la sensación que nos invade es que se acortaron las diferencias y las distancias: estamos en casa.

En Tinogasta abunda el vino, desde bodegas del patero artesanal hasta los más sofisticados, en tambores estacionados con aromas exquisitos (lo que los lugareños llaman “vinos de altura”). Finalizamos el paseo en la bodega Juan Logo, donde nos agasajan con una picada de aceitunas, pasas de uva, quesos y salames en una casa de adobe del siglo pasado, con sus mesas y sillas originales. Y sí, somos parte de una postal auténticamente catamarqueña.
Para aventureros
Para los que sienten la adrenalina a flor de piel, Catamarca ofrece actividades varias: senderismo, rapel, turismo minero y fly casting (esto es, pesca de truchas arco iris a más de tres mil cuatrocientos metros sobre el nivel del mar). Si de minerales se trata, en Tinogasta se puede visitar “Las Minas de Vilachay”, donde se producía estaño entre 1926 y 1954. Allí es posible recorrer siete niveles dentro de la mina y tres kilómetros de túneles. Ponerse casco y luces, y meterse en la montaña es una experiencia muy entretenida, sobre todo para hacer con niños.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte