Curiosidades


Filosofía star wars


Por Alejandro Duchini.


Filosofía star wars
La saga cumple cuarenta años y un grupo de pensadores la analizó desde puntos de vista poco frecuentes: la familia, la amistad, la traición, el bien, el mal. ¿Qué tienen en común Platón y Yoda?

Ya son tres las generaciones de seguidores de Star Wars. A cuarenta años del estreno de Episodio IV: Una nueva esperanza (mayo de 1977), abuelos, padres y nietos disfrutan, al mismo tiempo, del mayor ícono de la cultura pop del mundo. Hay frases que se volvieron legendarias y referentes: “Que la Fuerza te acompañe” o “Yo soy tu padre”, entre otras. Sus protagonistas emblemáticos tampoco pierden vigencia: Darth Vader, Han Solo, Luke Skywalker, Leia Organa, Chewbacca, C-3PO y R2-D2. De hecho, Vader lo hace en el nuevo spin-off de la saga, Rogue One, y despierta emociones como un gol de Messi en tiempo de descuento. Por su parte, Han Solo reapareció –y se despidió– en El despertar de la Fuerza, junto con Luke, que amenaza con seguir en la próxima, que se estrenará a fines de 2017. Para atraer público nuevo, nacen personajes como Jacen Solo o Jyn Erso, muy bien interpretada por Felicity Jones.

Desde que Disney adquirió, en 2012, la empresa Lucasfilm y los derechos sobre la saga, se multiplican las películas y los productos que giran alrededor de este universo. Lo mismo sucede con las historias que, a través de libros, cuentan nuevas aventuras de personajes secundarios: Estrellas perdidas, El discípulo oscuro y Consecuencias son apenas algunos de los títulos que confirman la excelente salud de la que goza Star Wars.

“Está claro que una gran parte de la población mundial tiene, a estas alturas, Star Wars metida bajo la piel. (...). Existen cientos de artículos y libros eruditos que examinan el significado profundo de la obra fantástica de George Lucas. (...) Star Wars nos ofrece ejemplos de estoicismo filosófico dignos de reflexión, suscita preguntas acerca de la misteriosa Fuerza y sobre el poder del odio y del perdón, y también nos incita a comprender nuestras circunstancias históricas, religiosas y políticas. Star Wars perdura porque nos reconocemos en sus múltiples facetas”, se lee en las primeras páginas de Star Wars y la filosofía.
 
En este libro, que irrumpió junto con el estreno de Rogue One, filósofos de primer nivel piensan la saga desde cuestiones como la amoralidad, la amistad, la familia, la lealtad y la traición, la clonación, el culto a la imagen y hasta el papel de la mujer en la sociedad. Los compañeros de este viaje literario no son solo Ben Kenobi o Boba Fett: también aparecen Platón, Immanuel Kant, Sócrates, Confucio y Aristóteles.

“Publicar Star Wars y la filosofía es trabajar con uno de los emblemas más importantes de la cultura popular contemporánea. Todo el mundo reconoce el texto introductorio de las películas: ‘Hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana…’, y millones identifican y hasta usan como contraseña frases como ‘Luke… yo soy tu padre’. Lo cual habla de que la creación de George Lucas ya no es tan solo ese homenaje e intento de rescate y actualización de los viejos seriales de aventuras del espacio como Flash Gordon y Buck Rogers: además se constituyó en una mitología autónoma, un espacio de debate para sus fans”, comenta Mariano Kairuz, editor de Roca Editorial.
 
Charles Taliaferro es el jefe del Departamento de Filosofía del St. Olaf College. En su campus tiene un extraño robot con la forma de R2-D2 que lleva los libros y los trabajos de los estudiantes. Junto a su colega Annika Beck, se refirió a la paternidad, representada por Darth Vader y su heredero, Luke Skywalker: “Estas películas nos estimulan a seguir una filosofía del amor, en especial en las relaciones con los hijos: la importancia de aceptar nuestras limitaciones como seres mortales y de darnos cuenta de que amar a otra persona significa amar a alguien vulnerable al dolor y a la muerte, así como que la sanación en las relaciones familiares se puede alcanzar a través del sacrificio”.

“Los héroes y los villanos de Star Wars son, probablemente, los personajes de ficción más conocidos del mundo occidental –afirma Greg Littmann, profesor en la Southern Illinois University Edwardsville–. La serie continúa formando parte de nuestra cultura. ¿Por qué? Uno de los motivos es que muchos de sus temas son universales y atemporales, como la celebración de los lazos familiares y de la amistad. A pesar de tratar sobre conflictos y guerras, la historia se centra en las relaciones entre los personajes principales. De hecho, para Luke, Leia y Han?Solo, los lazos con sus amigos y familia son motivaciones más fuertes que el deber a la sociedad, pues para ellos, siempre es prioritario anteponer sus seres queridos a la salvación de la galaxia del poder del Imperio”.
Justicia, clonación y belleza
La sabiduría y el mal aparecen a través de Terrance MacMullan, profesor en la Eastern Washington University. “El Lado Oscuro de la Fuerza ofrece un enorme poder a quienes son lo bastante valientes para convertirse en canales de pasiones, como el odio y la ira. Una persona así sería, precisamente, todo lo contrario al sabio que propondría Platón, pues, para él, la sabiduría es una virtud inextricablemente vinculada a la humildad y a la justicia. La sabiduría se encuentra en el alma de las personas que han aprendido a someter su carácter y sus apetitos gracias al ejercicio de la razón –esgrime MacMullan. Y arriesga–: Yoda sería el filósofo favorito de Platón”.

Este fenómeno hollywoodense sirve de excusa para pensar al hombre y su entorno. Es como un juego filosófico que podría intentar aplicarse en las escuelas para hacer más dinámico el aprendizaje. Leonard Finkelman, de la City University of New York Graduate Center, toma a uno de los personajes con menor participación, como el mercenario Boba Fett, para referirse a la clonación: “En nuestro Planeta, la cuestión de si un organismo debe ser clonado o no es más difícil de responder. Esa tecnología continúa en pañales; a pesar de ello, su éxito parece inevitable”.

Jennifer McMahon, profesora de Filosofía y Lengua Inglesa en la East Central University, de Oklahoma, es experta en existencialismo y estética. En Star Wars y la filosofía habla de la influencia de la imagen y el desprecio por los cuerpos que no son perfectos. “Centrémonos en la escena en la que Jabba el Hutt tiene a la princesa en su corte de Tatooine. Siguiendo la filosofía de Susan Bordo, Jean-Paul Sartre y Michel Foucault, veremos que la cautividad de Leia refleja el desprecio de nuestra sociedad moderna por la gordura y la preocupación que tenemos por el control de nuestros cuerpos; en especial, por el de la mujer –desliza McMahon. Y prosigue–: En contraste con Jabba, Leia es ágil. Si la piel de este aparece manchada y gelatinosa, la de ella es tersa. Mientras que Jabba es la personificación de la gordura, Leia es la ejemplificación del ideal contemporáneo de cuerpo delgado. Ella es la bella; él es la bestia”.

Kairuz, desde su rol en Roca Editorial, subraya: “No todos los objetos más o menos célebres de la cultura popular se prestan de la misma manera para este tipo de análisis. En el caso de Star Wars el interés es evidente, porque su base de seguidores comprende varias generaciones: los que estaban en la adolescencia cuando se estrenó la primera película hoy tienen alrededor de sesenta años y ya son padres y hasta abuelos. Por décadas, muchos convirtieron este universo en materia de debate. Me refiero a temas como la familia y el enfrentamiento paterno-filial, la naturaleza del bien y el mal, el imperio y la dictadura, la explotación, la esclavitud, las organizaciones insurgentes y las milicias revolucionarias, y también las filosofías milenarias dedicadas al autoconocimiento y al control del cuerpo y la mente”.

Las naves, los sables de luz, y los héroes y antihéroes de Star Wars vuelven a estar entre nosotros. En realidad, nunca se fueron. Llegaron hace cuarenta años… y lo hicieron para quedarse.
Un antes y un después
“Es un misterio lo que generó Star Wars. Mi impresión es que el primer filme fue una gran licuadora pop de elementos nostálgicos que incluía uno inédito: era, casi, la primera película para la que se creaba una tecnología específica que ‘metía’ al espectador en la acción. Por otro lado, Disney, el estándar de fantasía familiar, estaba desactualizado: hacía falta darle un aspecto lo más realista posible a la imaginación”, comenta Leonardo D’Espósito, periodista especializado en cine, autor del libro 50 películas que conquistaron al mundo (en cuya portada aparece Darth Vader). “Star Wars apareció en el momento justo: cuando el imaginario de la conquista espacial se desinflaba, apostó al romance, al western, y a la proyección de imágenes que no se habían visto. Aunque como crítico no me parezca tan buen largometraje, cambió la forma de mirar películas y la industria cinematográfica”.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte