Astrología


Lo que trae el nuevo año


Por Cecilia Tedin.


Lo que trae el nuevo año
Un repaso desde la mirada de la astrología y la numerología por las energías que nos traerá el año próximo. Para tomar nota y alinearnos con lo que viene.

Sabemos que controlar lo que vendrá es imposible, pero conocer de qué se tratan las energías que vienen nos permite ajustar nuestros deseos con los del mundo en el que habitamos. “La astrología nos ofrece una comprensión energética y simbólica de los ritmos del universo”. Asegura May De Chiara, astróloga, psicóloga, y directora de la Escuela Astropsique. “Si enfocamos en las energías que están activas en el mundo hoy, y que van a seguir en 2017, una de las más importantes es de gran aceleración, cambios, irrupciones. Hay una vertiginosidad difícil de asimilar para nuestra conciencia –asegura De Chiara y previene–: Esto se combina con otra energía que tiene que ver con la transformación de estructuras: políticas, sociales, culturales, personales. Se ve en multiplicidad de procesos, en Europa, Medio Oriente, EE. UU. y en nuestro país. Lo que está resquebrajándose es la civilización que hemos construido hasta ahora. Está saliendo a la luz toda la oscuridad, hay guerras, conflictos. Si bien hay una aceleración de fondo, es un proceso lento que lleva su tiempo”.

¿Y cómo nos afecta esto? “Las personas atraviesan procesos de cambio, pérdidas de identidad, de referencia. La sensación es que la pared donde me apoyaba se cae, y aunque esto puede ser angustiante, también puede resultar posibilitador. Permite dejar atrás creencias, prejuicios, pasar a nuevas formas de relación y de amor, menos cargadas de mezquindades. El cuerpo físico acusa recibo, cuesta digerir estos procesos. Aparecen contracturas, estructuras físicas rígidas. Desde el miedo, muchos se aferran a lo viejo y no sueltan, o se achican, refugiándose en un mundo pequeño, sin afrontar la posibilidad de un cambio”, explica la astróloga. ¿Cuál sería la respuesta creativa? “Entregarnos al cambio, aceptar los movimientos, fluir con la velocidad, no sobrecargarnos de información con el celular, las redes sociales o la computadora, hacer actividad física y tomarnos buenos momentos de descanso porque el tiempo está muy exigido”.

La especialista continúa: “El tercer proceso importante en el que seguiremos inmersos en 2017 tiene que ver con una gran sensibilidad y compleción: lo que ocurre en cualquier lugar del Planeta repercute en nuestro campo energético. No hay posibilidad de asilamiento –asegura De Chiara–. El desafío es el de un cambio interior profundo, que tenga que ver con una inteligencia más emocional, más afectiva y universal. Es un momento para desarrollar nuestra singularidad, ser más creativos, más libres y tener conciencia grupal. Es lógico que el miedo aparezca, pero el movimiento es ir a lo nuevo y dejar que este venga”, resume.

En lo que respecta a nuestro país, hay una energía intensa, de transformación –con Plutón– que actúa desde 2016, pero también lo hará este año y parte del siguiente, que involucra la relación entre el gobierno y el pueblo. Si bien no es un momento fácil, es una gran oportunidad de transformarnos y de terminar con la lucha de opuestos y alcanzar nuestro destino evolutivo: la unión de los opuestos, explica. “En 2017 tenemos la gran oportunidad de encontrar un sentido y un camino de grandeza, de unión y de realización. Dependerá de todos nosotros lo que hagamos con esta posibilidad”, cierra la astróloga De Chiara.
El poder del número
La numerología también tiene lo suyo para aportar. Según este lenguaje simbólico, todo el universo está hecho de números, que son formas en las que lo divino se expresa en el mundo. Aunque no son algo físico, sí irradian una energía que está dentro de la esencia humana. La numeróloga Graciela Caprarulo, directora de la Escuela Viaje del Héroe, explica que el 2017, como año universal, se reduce en su sumatoria al número 1, lo que marca un tiempo de inicios, de un ciclo nuevo, que dispara todas las posibilidades. Anuncia un cambio, la retirada de una vieja forma y el ingreso de una nueva. “Hay una fuerza creativa, pero con un tono de cambio profundo, muerte y renacimiento,” explica la especialista. La clave, según Caprarulo, está en dejar de percibir la vida como opuestos. “Pueden surgir conflictos para superar estas confrontaciones, pero ahí es donde nos damos cuenta de que nada es tan opuesto, todo es complementario”.

En lo que respecta a nuestro país, el 9 de julio próximo, la Argentina arranca un nuevo año dentro de un ciclo más grande de nueve años cuya temática es la responsabilidad ciudadana. “Estamos en proceso de asumir nuestro poder como ciudadanos. Necesitamos reeducarnos, ser más serios como sociedad. Al argentino no le gusta respetar la ley, porque al ser un 9 –número que otorga un cierto misticismo en su configuración–, siente que su conciencia está por encima de toda autoridad –explica. Y agrega–: Desde julio de 2016 estamos transitando un año 6, que pide estabilizar, encontrar los consensos, algo que para nosotros es una modalidad nueva. Y el 9 de julio próximo vamos a pasar a un año 7, neptuniano. Pueden aparecer salidas más creativas a las problemáticas, pero tiene también ese riesgo de lo ilusorio”. ¿Qué es lo que elegimos y dónde está la ética de nuestras elecciones? La clave, asegura, es la lucidez y no engancharnos con fantasías ni visiones carismáticas. “Estamos pasando un proceso de maduración que nos pide por fin consensuar un plan de vida para adelante, y hacer una planificación de continuidad”, concluye.
Signo por signo
A la hora de analizar las energías globales para el año que se viene, Claudia Rizzi, astróloga y directora del Instituto Superior de Astrología, señala que el cielo está con muchas cuadraturas. “Son fuerzas de impacto que traen crisis y cambios importantes en lo social, en lo económico y en lo político. Vamos a estar aprendiendo a usar la libertad con responsabilidad. Se van derrumbando estructuras, para que aparezcan otras –Cuenta Rizzi y se mete de lleno en cada signo–: En este contexto, los de Aries están pasando un desafío muy importante, que es la influencia de Plutón en Capricornio”. Están readaptando su vida y encontrando maneras creativas de vincularse, nuevas formas de hallar libertad, autonomía, independencia, con responsabilidad y con respeto hacia el otro. Leo, por su parte, recibe las influencias positivas de los trígonos de Urano y Saturno. Se van a sentir felices y cualquier cambio que decidan hacer va a tener viso de futuro.

El otro signo de fuego, Sagitario, va a estar con el peso de Saturno. “Pueden aparecer preguntas que tengan que ver con el sentido de vida, lo existencial, por qué estoy acá. Los de Libra van a tomar decisiones con respecto a los vínculos. Ya no hay tiempo para esperar y no decidir; va a ser ‘bajemos y ejecutemos la decisión’”, augura la especialista.

Respecto del resto de los signos, cuenta: “Para Capricornio es un momento de mucha transformación. Van a ir descubriendo recursos, asumiendo su poder interno. Una parte que antes era importante se va. Pero se revaloriza todo lo que estaba que sí sirve para el siguiente ciclo. A los de Cáncer les pueden surgir situaciones que los lleven a poner en su justo valor lo que es cuidar al otro. Puede haber vínculos, a lo mejor con la familia política, en los que algo cambia, situaciones que se viven con más libertad. Géminis, con Saturno enfrente, se puede sentir con poca energía mental, sin tanta capacidad para absorber nueva información. Necesita depurar, hacer síntesis. Se va a sentir menos proclive a salir tanto, y va a necesitar más proceso en soledad –continúa la especialista, para culminar–: Acuario empieza el año con mucha energía, mucha potencia, estableciendo más vínculos. Las redes son muy importantes, va a tener posibilidad de ampliar su red, posicionarse en puestos de liderazgo. Escorpio logra finalmente tomar aire después de unos años con Saturno en su signo. Es una época para buscar algo más trascendente, para profundizar en lo esotérico, lo simbólico. Eso le va a dar respuestas. Los de Piscis pareciera que entraron en un cambio total y se están disolviendo, pero están siguiendo el llamado del alma. Se van a sentir más inspirados. También con Quirón están sanando muchas heridas que no son propias. Con la cuadratura de Saturno, puede ser que Virgo se vea empujado a sacar nuevos recursos. Puede haber obstáculos en las metas, en lo laboral probablemente tengan que sortear algunos escollos. Desde octubre les llega una bocanada de oxígeno, y lo que estaba trabado se destraba. Tauro, por último, aunque no tiene energías tan desafiantes, sí está pasando por un momento de transformación. Van a poder comprender más al otro, ser menos testarurdos que antes y estar más abiertos al cambio”, concluye Rizzi.

“La Argentina como ningún otro tiene la posibilidad de una reestructuración maravillosa –asegura Rizzi–. No tenemos una carta fácil. Pueblo y gobierno necesitan pasar por procesos evolutivos, pero tenemos ayuda: Júpiter en el ascendente. El eje que se está tocando es la meta que tenemos como país, nuestra misión es recibir, dar cobijo, alimentar. Siempre hay para compartir. Estamos viviendo una época de transformación con Plutón, y nos afecta porque tenemos sol en Cáncer y luna en Capricornio. Plutón ya tocó y va a seguir tocando nuestro sol, que representa el gobierno del país, y la luna representa al pueblo. Plutón saca todo lo que quisimos meter abajo de la alfombra, y no hay manera de taparlo. Eso va a seguir los próximos años. Entramos en zona de sombra, prueba y error. Nos pide una nueva forma”, cierra la astróloga.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte