Historia de vida


“Los límites están en la cabeza”


Por Carmen Ochoa.


“los límites están en la cabeza”
Leonardo “Poke” Martínez quedó hemipléjico mientras esquiaba. Sin embargo, el accidente transformó su vida y hoy disfruta de cada momento a pura pasión.

El 20 de agosto de 2005, Leonardo Martínez –“Poke” para los amigos– se animó a uno de los más espectaculares saltos de Freestyle. Era instructor de ski en el Valle de las Leñas, y con 25 años, tenía una prometedora carrera como esquiador profesional. Por desgracia, la prueba falló, y a “Poke” le cambió la vida. En la caída, su columna recibió todo el impacto y sufrió aplastamiento de la médula y pérdida de sus miembros inferiores.

La rehabilitación del accidente le llevó seis meses de internación, pero contó con el apoyo de familiares y amigos que, continuamente, desfilaban por la habitación del centro de salud de la Fundación Fleni, en Buenos Aires.

“El accidente marcó un cambio muy fuerte en mi forma de encarar la vida y de tomarme las cosas. Fue como un balde de agua helada que me hizo revivir y conectarme con lo más simple. Los problemas pasaron a estar en otro plano, comencé a vivir los momentos con otra intensidad y me di cuenta de que lo importante era estar bien conmigo mismo cada día, disfrutando de lo que me apasionaba”, afirma el joven.

Siempre el esquí fue una de sus grandes pasiones. Al recuperarse, junto con su hermano Andrés –quien decidió volverse de España, luego del accidente– emprendieron un negocio de esquís artesanales. “Cuando éramos chicos fabricábamos nuestros tablas, esquís, skates o paletas de paddle, en el aserradero de mi papá”, recuerda Leo.

En silla de ruedas, mentalizado en su nueva actividad y cuando todo parecía encaminado, Leonardo “Poke” fue por más. “Lo que siempre me movilizó fue el deporte. Seguir activo con nuevas metas a futuro es lo que me mantiene con esas ganas de seguir luchando. Desafiar diferentes proyectos me hace sentir mental y físicamente fuerte. El entorno también me moviliza, mis afectos y amigos, que siempre están incondicionalmente, dándome fuerzas para seguir con cada cosa que me propongo”.

Su siguiente reto fue volver a esquiar, deslizarse por la montaña y recuperar la sensación de libertad. Y lo logró en el 2007, en monosilla. También formó parte del seleccionado argentino de ski adaptado y participó de los Juegos Paralímpicos del 2010, en Canadá. En su provincia también corrió el Pentatuel, y fue el primer atleta en silla de ruedas que se animó a las cinco disciplinas: natación (10K), kayak (15K), cuatriciclo (70K), pedestrismo y ciclismo (27K), utilizando una handbike.

Durante los veranos, “Poke” se divierte con el wakeboard en “El Cable”, el wakepark que fundó con su hermano, y un amigo de Suiza, en San Rafael. Un espacio para todos, que sigue creciendo día a día. “Permanentemente estoy pensando en ideas nuevas que se puedan concretar y siempre estoy abierto a cualquier desafío deportivo, pero sin descuidar mi salud. Por eso ahora paré de competir un poco, ya que durante mi última competencia sufrí un nuevo golpe en la columna y preferí resguardarme por un tiempo. Hay muchas cosas más que igual me hacen feliz”, cuenta.

Por otro lado, junto a la productora Yakare Cine, acaba de terminar un documental de su vida, con el objetivo de concientizar sobre su realidad y ayudar a quien se sienta identificado. “Filmamos mi actividad en la montaña, los entrenamientos, y mi día a día, ya que eso es lo que más le llega al espectador y le hace ver la realidad de una persona con capacidades diferentes. Desde arrancar a la mañana y subirme a la silla de ruedas hasta cruzarme con las primeras barreras arquitectónicas o mostrar cómo me desenvuelvo en la montaña. Es un proyecto muy lindo y espero que pueda ayudar a muchas personas que pasaron por lo mismo, y a las que no, también. La idea es poder presentarlo en festivales y que llegue a un gran número de gente, ¡tenemos a todos los amigos alentándonos a hacerlo!”.

Asimismo, con el fin de ayudar a otros que pasaron por su situación, junto a su kinesióloga Valentina Marinelli, “Poke” formó parte del proyecto "Volvelo a intentar”, que impulsa a las personas con capacidades diferentes a lograr su independencia y autonomía, incluyendo desde técnicas para desenvolverse en una silla de ruedas hasta conducir un coche adaptado. “Este programa está abierto para quien lo necesite. Es uno de los proyectos que más me movilizaron y consiste en poder ayudar a quienes también pasaron por mi situación, mostrándoles otra perspectiva, basada en mi experiencia. Hemos tenido muy buenos resultados con la primera paciente que sufrió un Accidente Cerebro Vascular. Logramos desarrollarle un andador a su medida para que pudiera comenzar a dar sus primeros pasos y logró caminar unos ochocientos metros por semana ¡fue algo muy inspirador poder ver sus logros día a día!”. Hoy, el programa sigue vigente, a la espera de nuevos pacientes con quienes poder colaborar a sobrellevar su vida, inspirándolos a que siempre se puede un poco más.

“Yo nunca sentí que no podía cumplir mis sueños, cada uno tiene que luchar por lo que le apasiona y lo motiva. Los límites están en la cabeza. Si no lo intentamos, nunca podremos darnos cuenta si lo podemos lograr. Y vale la pena luchar por los sueños, a mí me mantienen vivo y con las fuerzas suficientes para seguir encarando otros desafíos”.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte