Deporte


Entrenar la mente


Por Mariano Petrucci.


Entrenar la mente
El counseling deportivo atiende lo que sucede en la cabeza de profesionales y amateurs: bloqueos, autoestima, motivación. La actitud es clave para romperla adentro de la cancha.

Habiendo pasado las cuatro décadas, con problemas laborales, divorciada y con dos hijos grandes, María puso en cero su cuenta kilómetros y comenzó a vivir una vida deportiva. Una enfermedad le cayó como un balde de agua fría, pero eso no truncó su ilusión de correr una media maratón. Obvio, estaba angustiada por la crudeza de su tratamiento, la soledad y la falta de empleo, pero no estaba dispuesta a incumplir aquello que se había trazado: por eso, contactó a un counselor deportivo, quien, a través de una serie de entrevistas, fue acompañándola en un proceso de aceptación y cambio respecto de la percepción que ella tenía del mundo que la rodeaba.
 
Juntos, fueron estableciendo pautas de entrenamiento y detectando bloqueos enquistados en el cuerpo, lo que le permitió afinar su destreza y productividad. No solo mejoró su imagen, sino que inició su propio emprendimiento económico, rehízo una pareja y participó de la tan anhelada media maratón. Cuando cruzó la meta, lloraba y reía al mismo tiempo. “¡Logré mi sueño!”, exclamó.

El profesor Gustavo Loustalet fue quien escoltó a María en toda su evolución. “Son sabidos los resultados satisfactorios que se obtienen con la psicología deportiva tradicional, pero ahora contamos con una herramienta más: dotar al deportista de un enfoque holístico en el que asuma sus debilidades como fortalezas, dándose mayor margen para actuar con recursos que surgirán de la ausencia de limitaciones preconcebidas”, destaca el especialista.

Las claves del counseling deportivo, que se impone cada vez con más fuerza tanto en el ámbito profesional como el amateur, giran en torno a resolver traspiés, sobreponerse a las barreras mentales, aumentar la autoestima y foguear la motivación. “Los counselors se concentran en el bienestar, en el funcionamiento actitudinal y físico de los deportistas. El componente actitudinal es fundamental: no solo repercute a nivel individual, sino que influye en el trabajo en equipo”, agrega Matías Giarratana, miembro de la Asociación Argentina de Counselors.

Desde la entidad que reúne, desde 1991, a consultores psicológicos, advierten que la visualización es esencial: de esta manera, los deportistas se imaginan a sí mismos consiguiendo sus picos máximos de rendimiento. Otro elemento crucial es el diseño de rutinas (para especificar encuadres y objetivos) y estrategias (para poder administrar la energía).

“Con el counseling deportivo también podemos localizar nuestras necesidades, aliviar el estrés, desarrollar habilidades de comunicación, y profundizar nuestro talento para hacerle frente a las adversidades. Los counselors deportivos son grandes aliados de los profesionales que se desempeñan en escuelas, universidades y clubes”, comenta Giarratana.

Además de pensar íntegramente en la persona o el equipo, se trata de propiciar una atmósfera para sostener bien alta la autovaloración. A Ezequiel, por ejemplo, no solo le pesaban sus casi ciento cincuenta kilos, sino que lo avergonzaba exponerse en público. Un buen día se decidió y empezó a ejercitarse: gracias a los encuentros con su counselor deportivo, incrementó su capacidad aeróbica y su seguridad. Luego de un par de meses, y con menos temores en su corazón, bajó ocho kilos y se planteó ir a correr a los bosques porteños de Palermo.
 
Haciéndose experto en técnicas de respiración, Ezequiel ganó en lo que se denomina “sabiduría organísmica” (traducido: aprender a distinguir los mensajes de todo el organismo y no solo los de la mente). Un año después de arrancar esta etapa, amén de haber adelgazado más de veinte kilos, corrió nueve kilómetros en una hora y cuarto. Eufórico, comprendió que cuando el hombre se lo propone, puede.

La Asociación Americana de Psicología entiende al counseling como otra área para las prácticas profesionales de los psicólogos matriculados: por lo tanto, requiere de especialización.
 
No obstante, en nuestro país, está enmarcado como una tecnicatura, por lo que el counselor puede ejercer como tal sin necesidad de recibirse de psicólogo.    
“Entrenar la cabeza”
Cada vez más en boga en el plano asistencial, educacional (para favorecer el aprendizaje), empresarial (para optimizar funcionamientos internos) y comunitario (contención emocional en fundaciones, ONG, asilos y barrios carenciados), el counseling guarda, por así decirlo, ciertas reglas. Una de ellas es que el pasado no es un asunto que se deba considerar: solo se enfoca en el presente y, de manera eventual, en el futuro a corto plazo. Otro punto es que el consultante debe sentirse responsable de lo que le pasa; o sea, no le tiene que echar la culpa a ningún factor o agente externo. Por su parte, el counselor puede acudir a médicos y psicólogos para intercambiar opiniones.

“El counseling es bastante reciente si se lo compara con la psicología. En la Argentina, haber fundado la Asociación Argentina de Counselors fue un hito que ayudó a nuclear y a formalizar la disciplina, y, por consiguiente, a los profesionales –remarca Tamara Jugo, licenciada especializada en psicología aplicada al deporte, y docente del posgrado de Psicología Positiva en la Fundación Foro. Y subraya –: ¿Por qué el counseling deportivo es tan importante en la actualidad? En un contexto donde priman la exigencia y los resultados, estar preparado mentalmente requiere sumergirse en un campo de conocimiento y prácticas interdisciplinarias. Hoy, los deportistas están hablando con mayor naturalidad acerca de este tema, ya que vencieron viejos tabúes. Ante todo, son personas, y, como tales, pueden beneficiarse dominando los aspectos psicológicos que involucran a su profesión. Pero cada individuo es único: la motivación y la decisión radican en uno mismo”.

Vivir nítidamente cada momento, prestarles atención a nuestras emociones, averiguar cómo somos en situaciones extremas, preguntarnos el “para qué” de determinadas maneras de reaccionar, levantar las barreras autolimitantes y movernos sin ataduras. Todos estos ingredientes son válidos a la hora de cocinar la receta perfecta del counseling deportivo. “‘Entrenar la cabeza’ es la frase que aparece cuando queremos que el deportista vaya más allá del rendimiento cotidiano y abrace el éxito deseado –define Loustalet. Y prosigue–: Ahora bien, ¿cómo se ‘entrena la cabeza’? Hay tres pasos principales. El primero es utilizar los recursos propios, escuchándonos sin prejuicios y generando empatía, con un trato amable y sin presiones. Segundo, podemos llevar a cabo ejercicios dotados de sensopercepción, resignificando los límites. Por último, tenemos que aceptarnos tal cual somos en cada instante, provocando así una sensación de confianza y optimismo. La terapéutica del counseling nos conduce a tomar conciencia de nosotros mismos, para que podamos reconocernos, focalizándonos en nuestros objetivos”.

Miguel es un joven con una condición innata para el karate. Sus performances eran sobresalientes, aun cuando no entrenaba lo suficiente y faltaba a las clases debido a los hábitos nocivos que mantenía puertas adentro de su intimidad.
 
Ante la cercanía de un torneo a nivel nacional, y su deseo de formar parte de este, coincidió con Loustalet, su counselor, que era una excelente oportunidad para encausarse. La estrategia elegida consistió en manejar la energía, reforzar el norte que había delineado y disminuir la excitación. Su rival en la competencia era él mismo. Llegó el “Día D” y Miguel fue superando cada uno de los combates. Calmo y sereno, eludió sus miedos y no solo se convirtió en campeón nacional: se transformó en un campeón de la vida.
¿Qué es el counseling?
Se especializa en el desarrollo y el bienestar personal. Su tarea de ayuda está dirigida a quienes necesitan un espacio de escucha y acompañamiento para comprender mejor sus problemas, tomar decisiones o realizar cambios en algunos aspectos de sus vidas. Según los expertos, el counseling se impone en la actualidad para llenar un vacío sociocultural: es la oportunidad ideal para reconocer los recursos internos y desplegar de maneraíntegra nuestros potenciales.

Como abordaje, no persigue una cura, ya que se corre del paradigma médico terapéutico. Es decir, no actúa en campos donde ya existen otras disciplinas que dispensan atención a aquellos afectados por trastornos de la conducta o de la personalidad. En definitiva, se trata de una profesión que facilita, a través de un proceso acotado en el tiempo y encuadrado en sus objetivos específicos, áreas y medios de intervención. O sea, barajar y dar de nuevo, sin que esto implique una reestructuración de la personalidad. Esto puede aplicarse a un individuo, una pareja, familias y grupos. El ámbito deportivo no es la excepción.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte