Historia de vida


“Llevo la música en el alma”


Por Carmen Ochoa.


“Llevo la música en el alma”
Nahuel Pennisi es ciego de nacimiento, pero eso no le impidió tocar la guitarra, cantar y triunfar en grandes escenarios. Su disco debut, que ganó un premio Gardel, lo confirma como una verdadera revelación.

El 21 de septiembre, Nahuel Pennisi se enteró de que su último disco, Primavera, había sido nominado como “Mejor Álbum Folclórico” en los premios Latin Grammy 2016. No solo eso: además supo que sería el artista que abriría la ceremonia de entrega de estos galardones.
 
Desde su barrio, Florencio Varela, viajó hasta la ciudad de Las Vegas para cantar con su guitarra frente a miles de personas. ¿El resultado? Una audiencia encantada con su talento, que lo ovacionó y aplaudió sin cesar. Gabriel Abaroa, presidente y CEO de los Latin Grammy, afirmó que escuchar cantar a Nahuel confirmaba su fe en la música.

Pero ¿quién es este joven de 26 años que cautiva a propios y extraños? Músico autodidacta, es dueño de un oído absoluto y una voz que pone la piel de gallina. La ceguera no le impidió aprender a tocar el bajo y la guitarra ni a cantar.

Este año marcó un antes y un después en su carrera: encabezó una gira nacional y otra por Latinoamérica, erigiéndose como una verdadera revelación. Primavera no ganó el Grammy, pero meses antes, se había llevado el premio Gardel al “Mejor Álbum Nuevo de Artista de Folclore”. En mayo, lo había presentado en un teatro colmado, y en junio fue invitado a Alemania, para participar de la orquesta europea L'Arpeggiata. A su vez, supo sumarse a los shows de Diego Torres, Marcela Morelo, Pedro Aznar, Teresa Parodi, Soledad, Luis Salinas, Chango Spasiuk y Ligia Piro, entre otros. Incluso, cantó junto al grupo Sin Bandera en el Auditorio Nacional de la ciudad de México y en el club GEBA de Buenos Aires.

“Siempre me sentí un chico muy feliz e hice una vida normal, pero quizás mi relación con la música es mucho más profunda debido a mi ceguera”, desliza Nahuel, quien, a los cuatro años, recibió de su padre –un músico aficionado– un bajo para que jugara y se entretuviera.
 
“Debido a que era muy grande para mí, mi papá lo ponía sobre la cama para que no se me cayera. No sabía cómo se tocaba, pero aprendí solo… Después me lo robaron, descubrí la guitarra y sentí que este era mi instrumento”, repasa quien apoya la guitarra sobre sus piernas, con el encordado hacia arriba, y la toca como si fuera un piano.

–Tu manera de ejecutarla es como un sello distintivo…
–Sí, es algo original que a la gente le llama la atención. Siempre hago el chiste de que la toco así para que no me roben los acordes (risas). En realidad, no sé hacerlo de otra forma. Soy autodidacta, y aprendí escuchando a músicos que admiro con el corazón. Primero fueron los discos de Pink Floyd; a los 9 años, aparecieron el folclore y Silvio Rodríguez. Después descubrí el flamenco, que me inspiró muchísimo en lo que se refiere al canto. 

– ¿Y qué es cantar para vos?
–Es una forma de interpretar y expresar lo que uno lleva adentro. Y eso se aprende sintiendo la música.

– ¿Siempre quisiste ser músico?
–Siempre. Sobre todo desde que comencé a tocar en la calle. Tenía 16 años. Primero fui a la peatonal de Lomas de Zamora, después a la de Quilmes, hasta que llegué a la calle Florida. Animarme a hacerlo fue el paso más grande para dedicarme de lleno a esto. No me importaba si editaba un disco o no, solo sentía que tenía que tocar.

– ¿Y qué pasó desde que tocabas en la calle hasta que llegaste a grabar para una discográfica multinacional?
– ¡Pasó de todo! Me presenté en Cosquín, por ejemplo. Otra gran sorpresa fue haber conocido al guitarrista Luis Salinas. Él me vio tocando en la calle Florida y me invitó a que lo acompañara a diferentes teatros. A los 20 años viajé a México para cantar en un festival. La idea era quedarme solo unos días, pero terminaron siendo tres meses y hasta tuve la suerte de conocer a Juan Gabriel. A mi regreso, empecé a hacer mi propia música.
 
–Nunca te faltó motivación propia…
–Siempre fui muy independiente. Sin embargo, mis papás me incentivaron mucho, así como las palabras de las personas en la calle, que me decían que les gustaba lo que hacía. De todas formas, mi relación con la música va más allá de una carrera. Yo la llevo en el alma, me siento un instrumento de ella. Todo lo que voy logrando y aprendiendo es gracias a la música. Soy muy feliz dedicándome a esto. 
Mañana exitoso
Mientras esperábamos para entrevistarlo, Nahuel estaba dando una nota para un canal de televisión, en donde le pidieron que cantara. Silenciosamente, apoyó su guitarra sobre sus piernas, comenzó a tocar y a viva voz entonó “Primavera”, el tema que le da nombre a su aplaudidísimo álbum. Fue maravilloso. Su talento, el caudal de su voz, su sensibilidad, esa increíble fuerza de voluntad, y la conexión que logra con quienes lo están escuchando… todo emociona. Y todo vaticina para él un futuro promisorio. “Cuando compongo canciones o cuando las interpreto, tengo muchas cosas que decir. Siento que estoy contando quién soy. Yo también me emociono, y eso es lo que debe sensibilizar al público. Hacer música es un desahogo: uno se siente libre y pleno”, reflexiona Nahuel.

–En el disco le agradecés a Teresa Parodi. 
–Nos conocimos cantando juntos en un show y quedamos en contacto. Le agradezco infinitamente todo porque fue ella la que me presentó en la compañía discográfica. También participó como invitada en Primavera. Teresa es como una especie de madrina para mí. La quiero mucho.

– ¿Cómo estás viviendo este momento?
–Lo disfruto, pero estoy tranquilo, aprendiendo lo que significa tener más exposición. Por un tema de imagen, hay cosas que debo tener más en cuenta, sobre todo con las redes sociales. Si ahora me sacan una foto, puede viralizarse rápidamente. Por suerte, siempre me acompaña gente cercana en la que confío.
 
– ¿Cómo lo viven tus seres queridos?
–Ahora todo es más intenso. Para mí, e incluso hasta para mis vecinos de Florencio Varela, es muy significativo que yo esté realizando una carrera profesional. Igual, sigo siendo el mismo de siempre, y eso es lo más importante: no perder mi esencia. Mis padres están muy contentos conmigo, jamás me invadieron. Lo bueno es que cuando van a mis shows ven al artista, pero al regresar a casa, siguen compartiendo la vida con su hijo. Esta clara diferencia es la que me permite desenvolverme con más libertad.
 
– ¿Imaginaste alguna vez que podrías tocar en la gala de apertura de los Latin Grammy?
–Eso fue una sorpresa muy fuerte. Todo mi equipo estaba muy emocionado, y yo intentaba estar tranquilo. Ni cuando me va muy bien estoy feliz y sonriente, ni cuando me va muy mal me deprimo. Sentí que ya me habían premiado con la nominación y la posibilidad de compartir mis canciones. Fue un regalo. Por otro lado, tocar en la apertura fue imponente, por eso lo tomé con mucha alegría. Antes de salir a escena, recordé cuando tocaba en Florida. Sobre ese grandioso escenario de Las Vegas, traté de ser el mismo Nahuel que alguna vez se animó a tocar en la calle.

– ¿Qué te inspira a componer tus canciones?
–Lo cotidiano, el día a día, lo que voy sintiendo, imaginando, y también las experiencias que escucho o me entero de otras personas. Hace un tiempo viajaba en el colectivo y me encontré con una señora que me contó una  increíble historia. Todo aparece y se convierte en una canción.
Presente y futuro
Primavera es el álbum debut de Nahuel Pennisi, grabado en dos etapas, con un par de años de diferencia.

Incluye trece canciones originales (compuestas junto a su compañero creativo, asistente y gran amigo, León Cuyé), un tema de Silvio Rodríguez y otro del rosarino Jorge Fandermole. Mientras lo sigue presentando, Nahuel ya planifica un segundo disco. “Quiero abrirme cada vez más del folclore, pero manteniendo su esencia y su identidad. No obstante, mi mayor proyecto es seguir siendo yo mismo, recorrer nuevos lugares y conocer buena gente. Pero, sobre todas las cosas, que la música no me deje de sorprender. Quiero seguir jugando, aunque ahora con mayor responsabilidad”, cuenta entusiasmado.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte