Bienestar


¡Fitness al poder!


Por Belén Herrera.


¡Fitness al poder!
El ejercicio físico es fundamental para una buena salud. El entrenador Daniel Tangona comparte sus secretos para hacerlo correctamente.

Algunos conocerán a Daniel Tangona por ser el entrenador de los famosos, otros por ser el hijo de La Momia –el legendario luchador de Titanes en el ring–, y estarán quienes lo hayan visto dando sus famosas clases en Punta del Este. A los 59 años, se levanta todos los días a las 4.30 de la mañana, y un rato después comienza a dar su primera clase. Trabaja 14 horas diarias, y los fines semana viaja por diferentes destinos del país para motivar a la gente a que mueva el esqueleto. Él mismo se define obsesionado con que la gente prevenga sus problemas de salud a través del ejercicio físico. “Cualquier persona que tenga la voluntad de mejorar puede entrenar. Pero la gente siempre encuentra excusas para no hacer lo que no le gusta”, advierte.

– ¿Cuánto tiempo hay que dedicarle?
–Hoy, el Colegio Americano de Medicina, que es el ente que rige el ejercicio físico, habla de entre cuatro y cinco veces por semana, entre treinta y sesenta minutos, dependiendo el estado físico y la frecuencia cardíaca de cada individuo. Por ejemplo, una persona de 60 años tiene que tener una frecuencia de 120/110. ¿Qué pasa si sube? Por eso, antes de salir a caminar, hay que ordenar la parte cardíaca. Es importante la prescripción del ejercicio.

– ¿Qué defectos tenemos los argentinos a la hora de entrenar?
–La desmotivación: pagan un año de gimnasio, y a los dos meses abandonan porque no se comprometen con ello. Muchas veces, el servicio que brindan estos lugares es pésimo; entonces, cuando uno no encuentra lo que busca, se va. Hay que motivar desde la pasión.

– ¿Por qué sos un defensor de la actividad física al aire libre?
–Porque la combinación de cortisol, que es la hormona del estrés que se trae del trabajo, con la música, el olor, la transpiración de la gente y los ruidos de los lugares cerrados, se puede transformar en una bomba de tiempo. En cambio, si salís a caminar estás más relajado. Al aire libre, el cortisol se libera en mayor medida, generando más endorfinas.

– ¿Qué sugerís a la hora de correr?
–No hacerlo con el teléfono, ni escuchando el noticiero, ni sacándole el cuero a la cuñada. Sí sugiero una música rítmica, no una romántica porque la cadencia baja. Hay que escuchar algo que te guste, te motive y te estimule. Si estás sano, hay que hacer una cuadra por minuto; menos no sirve, es como quedarte en tu casa. Y atentos a lo siguiente: la caminata no nos hace adelgazar un gramo; para ello hay que comer menos. Lo que logramos con el ejercicio es no ser un agua viva cuando bajamos de peso. Por eso, el 60 por ciento es la nutrición, y el 40 por ciento el entrenamiento. Los ejercicios de fuerza no deben faltar.

–No poder pagar el gimnasio, ¿es una buena excusa para no ejercitarse?
–Hay alternativas para eso: entre cuatro o cinco personas se puede contratar a un entrenador,  se puede bailar, usar escaleras –ideal para las piernas y la cola–, y aprovechar el momento que estamos hablando por teléfono para caminar. Si limpiamos la casa o lavamos el auto con energía y fuerza, también sirve.
Delivery Gym
Tangona viaja con una camioneta completamente equipada para poder dar sus clases en cualquier lugar.
 
La iniciativa nació en 1992, cuando tenía que ir a Punta del Este a encontrarse con sus clientes, y se le ocurrió montar este vehículo para poder armar los gimnasios en la playa. “Iba a la casa del empresario, lo entrenaba con todos los fierros que podía meter en la camioneta, y me iba. Después lo repliqué en Buenos Aires. Hoy ya contamos con tres camionetas”, explica quien, a partir del 28 de diciembre, dará clases grupales en el hotel Conrad de Punta del Este. Durante 2017, seguirá girando por la Argentina para “difundir salud”, como le gusta decir a él. Ya pasó por Mendoza, Córdoba y Corrientes, y va por más.
De adultos a chicos
Tangona, en pareja hace veinte años con Gabriela y padre de tres hijos, acaba de lanzar Las excusas engordan, un libro en el que incluyó un plan de entrenamiento, mitos y verdades sobre el cuidado de la salud. “Está dirigido a la señora que no sabe cómo bajar de peso, que no encuentra la motivación”, explica quien cumplió cuarenta años en la profesión. Y agrega: “Ya estoy pensando en un segundo libro que se llamará Memorias de un personal trainer. Prepárense porque ahí cuento todo (risas)”.

– ¿Qué virtudes tenemos los argentinos a la hora de entrenar?
–Ninguna. No nos gusta, no nos apasiona. Nos cuesta mucho movernos. El 70 por ciento de la población es sedentaria. Muchas veces fui a las intendencias a tratar de convencer a los municipios de brindar charlas a la población, pero muy pocos demostraron interés. Tenemos los valores cambiados.
  
– ¿Qué hacemos con los chicos que están tan pegados a la tecnología?
–Es un flagelo. Los chicos están enojados, estresados, tienen síndrome de abstinencia. Tengo un hijo de 13 y lo sufro, él hace lo básico. Noto que le cambió el humor desde que está con los jueguitos, está como agresivo y no se concentra en el estudio. Eso les pasa a todos. Es dramático. Los padres son los únicos que pueden hacer algo.

– ¿Qué les aconsejás entonces?
–Que tengan más carácter. Hoy, los padres les tienen miedo a los hijos. La mamá está más ocupada con el grupo de WhatsApp de las amigas, que prestándole atención al chico que se pasa 12 horas frente a una computadora.

– ¿Es recomendable ponerle un profesor a los chicos?
–No, es una locura. Un chico de 12 o 13 años tiene que ir a un club a practicar un deporte en equipo. Al mío se le dio por el golf, le encanta tirar pelotitas, pero yo le dije al profesor que lo integre a un grupo también, para que compita, tenga roce.

– ¿Qué opinás de las personas que se pasan cuatro horas en el gimnasio?
–No saben que están envejeciendo más rápido: cuanto más entrenás, más envejecés. Todo lo que es alta competencia gasta mucho músculo. La mujer que corre en demasía está toda arrugada, flaca, chupada, sin músculo. El exceso es malo. Todo tiene que ser en su justa medida.
Tips para el verano*
• Si no se hizo nada hasta ahora, mejor pensar en 2018. A esta altura del calendario, no es aconsejable comenzar a correr o dejar de comer para llegar bien al verano. Le puede hacer mal a la salud. Hay que empezar tranquilo. Ningún exceso es bueno en ningún aspecto de la vida. Además, no es sostenible en el tiempo.
• El control médico es fundamental.
• El que entrenó todo el año no tiene que tomarse vacaciones del ejercicio. Es el momento en que más hay que cuidarse, porque es la época en la que suceden más desarreglos.

*Por Daniel Tangona.


nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte