Entrevista


Un sueño hecho realidad


Por Carmen Ochoa.


Un sueño hecho realidad
Con solo 17 años, Karol Sevilla disfruta de la fama de ser una actriz Disney. Soy Luna, La telenovela que protagoniza, arrasa en rating y promete convertirse en un hit como Violetta.

En febrero de 2015, llegaba a su fin Violetta, la más exitosa novela argentina para adolescentes, traducida a 18 idiomas, transmitida en 140 países, y con más de cincuenta millones de espectadores que la miraban desde su primera temporada. Ese segmento de niños y jóvenes podría haber quedado “huérfano” si no se les presentaba pronto otro producto. Sin embargo, Soy Luna, la nueva serie de teve, de Disney Channel, es aún más popular que su antecesora. “Alas”, el tema de su pegadiza cortina musical se lanzó primero en las redes sociales y logró más de diez millones de visitas. Y el día del lanzamiento, el disco vendió treinta mil copias y se convirtió en Disco de Platino, a pesar de que la novela todavía no había comenzado. El éxito estaba asegurado y Karol Sevilla, su joven y simpática protagonista mexicana, comenzaba a brillar y a disfrutar del éxito.

“No sabíamos si Soy Luna iba a funcionar, ya que veníamos detrás de Violetta, un proyecto muy grande, asi que fue un gran reto. Pero, desde el primer capítulo, nos dimos cuenta de que la gente nos recibió muy bien en toda Latinoamérica e incluso en Europa. Para ser la primera temporada, el éxito fue increíble y ya estamos filmando la segunda parte” cuenta hoy Karol, que con 17 años de edad tiene una amplia experiencia: actuó en comerciales, programas de televisión y obras de teatro desde los seis años.

Siempre sonriente, Karol irradia juventud y también pasión por su trabajo. A lo largo de la nota, rió en forma contagiosa, filmó videos para su canal de YouTube, firmó autógrafos y se fotografió feliz con sus fans. Más de dos millones de seguidores le dan like a su fanpage en Facebook, y la cifra se repite en YouTube. En Instagram, la siguen dos millones setecientos mil fans. El fenómeno Soy Luna no solo motivó a cantar y bailar a miles de niñas, sino también a practicar patín, como su protagonista, fomentando el deporte al aire libre y llenando las clases de patinaje de los clubes de barrio.
Joven promesa
Desde pequeña Karol quiso ser una “chica Disney”, y lo logró. Un sueño que recién comienza, pero que ya es furor en el mundo. “De chiquita era muy inquieta. Durante las fiestas poníamos karaoke yo me adueñaba del micrófono y cantaba de todo. Cuando fui creciendo, me disfrazaba con mis primas para actuar. Así comencé a darme cuenta de que cada vez me entusiasmaba más la actuación, estar frente a la cámara e interpretar un personaje”, recuerda Karol Itzitery Piña Cisneros, hoy conocida como Karol Sevilla.

– ¿Y cómo llegaste al casting de Soy Luna?
–Me enteré por una amiga. Yo hacía todo… ¡salvo patinar! Así que busqué mis viejos patines y la tarde anterior fui con mis primos y mi tía a practicar a un parque. Al día siguiente en el casting me pusieron a bailar, a cantar y a actuar con patines. Lo hice bastante bien. Hoy grabo la serie y vivo en la Argentina, con mi madre, mientras que mi papá quedó en México, con mis dos hermanos mayores.
 
– ¿Cómo fue dejar México y vivir en otro país?
–Fue muy difícil. Incluso el casting no fue nada fácil. Pero cuando las posibilidades de quedar seleccionada fueron más concretas nos anticiparon la idea: “Si Karol llega a quedar, la serie se grabará en la Argentina y tendrían que mudarse. ¿Les importaría eso?”, nos preguntaron. Obviamente, no-sotros siempre decíamos que no nos importaría. Pero fue duro, a veces recaía un poco porque no tenía a mis amigos ni a toda mi familia. Esto me llevó a valorar mucho todo lo que me está pasando y cada momento de mi vida. Hoy estoy contenta porque hago lo que yo siempre he soñado; por supuesto me hace falta mi gente, pero mi mamá me acompaña siempre y eso me hace sentir protegida.

– ¿Ya adoptaste costumbres argentinas?
–Me tuve que acostumbrar a palabras nuevas porque, a pesar de que hablan en castellano, su lenguaje es diferente. Los argentinos me decían expresiones que en México son verdaderas malas palabras y ¡esto me sacaba muchísimo de onda! Otra gran costumbre que adopté es la de volver a comer carne. En México era vegetariana, pero la carne argentina es muy rica y no quería perdérmela. Ahora soy re fan de la milanesa a la napolitana y la como casi todos los días.
De aquí y de allá
Una de las cualidades de Soy Luna es la diversidad de nacionalidades en su elenco. Hay jóvenes actores de España, Chile, Italia, y también de la Argentina. “A mí me tocó representar a México y es una responsabilidad y un orgullo muy grandes. En varias partes del mundo ya adoptaron palabras y modismos típicos de mi país que yo digo en la tira. Al principio fue raro, pero después me resultó hermoso poder compartir mi cultura y dar a conocer más mi lugar”, cuenta Karol.
 
–En cierta forma estás influenciando a jóvenes de todo el mundo. ¿Te das cuenta? 
–Tengo una presión muy fuerte porque influencio a muchas chicas, pero no me la creo. Sé que soy un ejemplo por seguir para muchas niñas de todas las edades, pero de todas formas, yo siento que llevo tatuada la palabra “Disney”. Mi actitud va con la filosofía de la empresa, así que no es difícil para mí vivir el momento, a pesar de que no deja de ser una fuerte responsabilidad. Sobre todo con el tema de las redes sociales, es como si las fans convivieran conmigo las 24 h del día. A través de las redes yo me muestro ¡pero ellas me conocen mucho mejor que mi mamá!

– ¿Y cómo vivís la fama?
–Me encanta. Me gusta mucho que las chicas me esperen a la salida del set para saludarme. ¡Y cada vez son más! Amo sus caras de sorpresa al verme, abrazarlas para sacarme una foto y sentir latir fuertemente su corazón. Tener presente esta sensación me ayuda a tener los pies bien plantados en la tierra y ser siempre bien humilde porque yo estoy acá gracias a ellas. En mi casa yo sigo siendo la misma Karol de siempre: lavo la ropa, tiendo mi cama y realizo las demás tareas del hogar que me indica mi mamá. Esto me ayuda a seguir siendo yo misma.
 
– ¿Sentís que es muy difícil lograr eso en esta profesión?
–Yo actúo desde los seis años, conozco el medio y me he caído varias veces. Por suerte siempre está mi familia para ayudarme a levantarme. De hecho, una vez, a los 9 años no me eligieron en un casting y quise abandonar. Hoy lo recuerdo y me digo a mí misma: “¿Tan fácil te rendías, Karol?”. Es que esta carrera es muy difícil, de la nada te lleva hasta arriba, pero también te puede dejar caer, sin saber lo que va a pasar después. Sin embargo, si subes de un escalón a la vez, la vida misma te ayuda y enseña cosas. A veces pienso en todo lo que vivo con solo 17 años. Es impresionante. Pensé que ser tan conocida me iba a llevar mucho más tiempo, que tenía que seguir yendo a más castings o aprendiendo nuevas herramientas para poder actuar, pero con Soy Luna estoy dando un gran paso.

– ¿Cómo te las arreglás para estudiar?
–Hice toda la primaria con maestros particulares, y ahora, la secundaria la curso por Internet. En la Argentina, estudio en el Colegio Militar de Buenos Aires y es muy difícil porque siento que tuve que volver a ingresar: estudiar las materias locales… ¡su historia! Le pongo muchas ganas, y tengo un promedio de 9 y 10.

– ¡Tenés muy buenas notas!
–Sí, ¿sabés por qué? Desde chiquita mis papás me pusieron esa condición para seguir actuando. Me dejan actuar mientras no bajen mis calificaciones, termine mis estudios y elija una carrera para seguir, porque esto me dará la cultura que necesito. Es algo que mi familia me inculcó y yo también lo tengo siempre en mente: quiero terminar la escuela y tener una carrera. De hecho, estoy pensando en perfeccionarme como actriz y estudiar en los Estados Unidos. Pero si tuviera que elegir otra carrera me gustaría ser Diseñadora de Indumentaria o Fotógrafa. Me veo desarrollando cualquiera de esas dos profesiones.

– ¿Tus papás te ponen los mismos límites que, en la ficción, le ponen a tu personaje, Luna Valente?
– ¡Sí, claro! Es impresionante cómo nos parecemos y las cosas increíbles que nos pasan a las dos. Somos como gemelas: ambas somos extrovertidas, hablamos mucho… ¡y nos tienen que callar porque no terminamos nunca! Así que me siento muy identificada con mi personaje. Yo siempre quise ser actriz, mi objetivo es llegar cada día más lejos y nunca estancarme. Cuesta trabajo, porque nada es fácil, pero las caídas te ayudan a ver la realidad.
 
– ¿Qué mensaje te gustaría que se lleven las chicas que miran Soy Luna?
–Lo principal es que siempre sigan sus sueños. A veces nos vamos a caer y a levantar rápido, otras más lento, pero lo importante es contar siempre con el apoyo de la familia y los amigos, y ser uno mismo. Si te van a aceptar, lo harán como tú eres. Otro tema es el de fomentar el deporte, para que los chicos se enganchen con alguna actividad al aire libre. Cuando salgo, los fines de semana, no paro de ver a cientos de niñas patinando con los rollers o el casco de Soy Luna. ¡Todavía no paro de asombrarme!
Soy Luna en concierto
Encabezado por Karol Sevilla, el elenco de Soy Luna se prepara para dar grandes conciertos en vivo. “No estoy emocionada, ¡estoy desesperada por comenzar a girar!

Estamos ensayando y es increíble todo lo que vamos a hacer sobre los patines. Me pone muy contenta actuar frente a las chicas que son quienes hacen posible que todo esto sea un éxito”, afirma Karol. Soy Luna en Concierto comenzará su gira en Buenos Aires, del 24 al 26 de marzo en Tecnópolis, dando inicio a su tour por Latinoamérica.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte